Problemas con la tapa blanca del Samsung Galaxy S III

COMPARTIR TWITTEAR

Por si no lo recordáis, el Samsung Galaxy S III se presentó en dos colores, Blue Peeble y White Marmol. En las primeras semanas solo se comercializaron terminales con la tapa blanca, porque debido a problemas en el proceso de colorear, tuvieron que retrasar su salida al mercado. Ahora los problemas parece que los tiene la tapa blanca: roturas tempranas, decoloraciones… Veamos qué ocurre y qué dice Samsung sobre ellos

“Para gustos hay colores”, que dice el refrán, y por ello en Samsung pensaron sacar su modelo estrella del 2012 en dos colores: azul (Pebble blue) y blanco (White marmol). Las primeras semanas sólo estuvo disponible el de color blanco, debido problemas en la coloración de las tapas traseras azules, como podéis ver en la ilustración incluida más abajo.

Samsung Galaxy S III Pebble Blue problemas de color

La compañía coreana tardó un poco, pero al final acabó publicando un comunicado oficial afirmando que retrasaban la salida de los terminales de este color para cumplir con sus mínimos de calidad. Aunque molesta, creo que fue una decisión acertada. Bueno, parece ser que el problema se ha solucionado. Pero ahora es la tapa blanca la que ha hecho que muchos clientes se sientan enfadados y creo que con razón. Y es que gracias a uno de nuestros más fieles lectores, José R. Pérez, nos llega una denuncia sobre la calidad de parte de la carcasa de este terminal.

En algunos foros, como en HTCManía ha saltado un buen número de usuarios protestando fervientemente porque las tapas traseras blancas de sus nuevos y flamantes Galaxy S III están rotas después de abrir el teléfono apenas dos veces. Estamos de acuerdo en que es una rotura mínima, más una molestia que un problema, pero hay dos cuestiones a tener en cuenta: que esta rajita puede ir a más (y seguro que lo hará) y que es un terminal de alta gama, y de alto precio, y el cliente que ha pagado su precio no debe aguantar esta “molestia”.

Y es que tenemos dos cuestiones muy importantes en este tema.

En primer lugar, los estándares de calidad y los criterios por los que el Servicio de Atención al Cliente decide si un problema lo cubre o no la garantía. Como digo, un cliente que se ha gastado sus buenos 600 euros en un terminal de alta gama, que ha comprado lo mejor del mercado en cuanto ha salido a la venta (seguramente lo ha encargado incluso antes), un cliente tan fiel que compra el producto estrella (y, repito, a un alto precio), se merece una buena atención mucho mejor que la que está teniendo por parte de Samsung. Los primeros afectados solo han conseguido una negativa de parte del SAT (alguno incluso después de recorrer 70 km. para llegar a uno). Samsung, por su parte, no tiene comunicado oficial. Desde la cuenta de Twitter de Samsung Mobile (que debo decir que sí que nos han respondido y rápido) afirman que “en los SAT’s no se ha recibido un número considerable de reclamaciones como para poder observar un defecto de fabricación. Cada caso debe ser evaluado por separado y por nuestros expertos y son ellos desde el SAT quienes determinan si la reparación es por mal uso o por defecto y si debe entrar o no en garantía”. Pero es que los casos de los que nosotros tenemos noticias no parece que hayan sido por mal uso. Otro lector nos afirma que sólo quitó la tapa “dos veces, una para meter microsim y la otra microsd” y en la fotografía podemos ver el resultado. Y la cosa empeora, porque parece que incluso el lacado blanco está a punto de saltar.

Obviamente no es el único. Y parece que, efectivamente, es un defecto de fábrica. Tal vez no haya las suficientes quejas y reclamaciones por vía oficial como para que en Samsung se den por aludidos. No creo que cueste mucho una tapa como esa, y el aumento de buena imagen y publicidad positiva sería muy significativo. Un envío de una tapa (gratis, por supuesto) y una adicional en las próximas entregas podría ser una solución no muy costosa.

En segundo lugar, el otro dilema al que nos enfrentamos es el de los acabados de los terminales. Es evidente que si compramos un teléfono de alta gama, esperamos mejor calidad que con otros de gamas inferiores. Al coger un teléfono percibimos determinada sensación de calidad que puede, o no, coincidir con la realidad. Mi antigua HTC Desire, con buenos acabados en metal, daba más sensación de solidez, de robustez que mi actual Galaxy S II, con acabados de plástico y su tapa trasera que parece de papel, por lo delgada que es. Pero en todos los meses que llevo con el S II, con sus varias caídas y muchas veces quitada la “endeble” tapa, no he tenido ningún problema. Por otro lado, el metal hace el dispositivo más pesado (¿más resistente?), mientras que el plástico nos ofrece un terminal más ligero y, a la vez, más flexible y que mejor absorbe los golpes. No es lo mismo una caída de un terminal completamente rígido, que la de uno que pueda absorber parte del golpe.

Pero este tema es, como digo al principio, cuestión de gustos. El primero es el verdaderamente preocupante y desde Andro4all solo podemos denunciar este hecho y animaros a todos a que reclaméis (insisto, por vía oficial) par que os hagan caso. Si por el contrario, no habéis tenido este problema os aconsejamos que tengáis especial cuidado con la tapa trasera y protejáis adecuadamente vuestro temrinal.

Decidnos si os ha pasado lo mismo y qué os han contestado, así ayudaremos a otros afectados.

    COMPARTIR TWITTEAR

    Comentarios

    ¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

    follow us in feedly

    Nuestros blogs