Aplicaciones »

Tres motivos por los que no deberías fiarte de los Benchmarks

Ricardo Aguilar

Históricamente, los Benchmarks se han utilizado para medir la potencia bruta de un smartphone y así poder hacernos una idea de cómo va a funcionar. Sin embargo, últimamente no paramos de ver filtraciones en Antutu de cual es el dispositivo más potente y la verdad, es que a algunos empieza a cansarnos.

Hace poco veíamos que el Xiaomi Mi 5 es más potente que el Galaxy S7 y que el LG G5 en Antutu y hoy hemos leído que el HTC 10 es dispositvo más potente en Antutu. ¿En qué quedamos? Además, todos sabemos que en base a un Benchmark no podemos catalogar un teléfono, sea la cifra que sea. Vamos a ver por qué deberías olvidarte de ellos y empezar a disfrutar de tu teléfono.

Las cifras solo son cifras

Los Benchmarks nos arrojan un número, y nada más que un número. Es cierto que para darnos este número hace pruebas en la que se exprime la CPU, la GPU, la RAM y todos los componentes del teléfono. Pero la potencia bruta no es predictora del rendimiento del terminal.

Los Benchmarks no tienen en cuenta que el software puede ralentizar a la larga nuestro terminal, o por el contrario alargar la vida de este. Los números no son más que números, y no son representativos de la experiencia real que tenemos cuando utilizamos el teléfono.

La magia del overclock

Leyendo un par de tutoriales sobre root y kernels el usuario más básico puede aumentar la frecuencia de reloj de su procesador. Imagina si las marcas lo tienen más fácil todavía. La famosa Samsung ha sido protagonista de trucar las frecuencias del procesador cuando los móviles ejecutaban los Benchmarks, dando así cifras asombrosas.

Por otro lado, cuando realizas el Benchmark el procesador va al máximo de frecuencia. En un uso real, si tu procesador es potente probablemente casi nunca trabaje bajo esta frecuencia, así que de poco sirve una cifra dada bajo condiciones que no son del día a día.

¿De verdad necesitas el smartphone más potente?

¿De verdad comprarías un smartphone porque ha sacado X puntos más que otro? Este es el error más grave que puedes cometer, ya que como te hemos dicho antes, que un móvil sea potente no significa que vaya a funcionar bien. Muchas veces vemos teléfonos muy potentes cuya optimización es nula, y por tanto rinden peor que terminales menos potentes.

Piensa bien cuáles son tus necesidades, infórmate de cómo funciona el software de tu dispositivo y compra en base al móvil que más te guste, no en base a cuál es más potente. Los Benchmark se pueden utilizar como algo orientativo, pero no hay que tomárselos muy enserio, o puedes llevarte alguna decepción.

Te recomendamos: Test de rendimiento del nuevo MediaTek Helio X20 en un HTC

Y tú, ¿qué opinas de los Benchmarks?