Google »

Adiós a los tiempos de espera al actualizar Android, a cambio de menos almacenamiento

Alejandro Bermúdez

Ayer, en el acto de inicio del Google I/O 2016 vimos una increíble cantidad de novedades, sobre todo en lo que a software se refiere. Y es que, además de las funcionalidades implementadas en la última versión de Android Developer Preview, también pudimos echarle un vistazo por primera vez a Daydream, la plataforma de Android para la realidad virtual. No obstante, en este aspecto Google no entró en detalles demasiado.

No obstante, si hay algo que llamó la atención del público por encima de todo lo demás, fue la declaración de que Android N Developer Preview 3 es la primera beta estable apta para uso diario. De esta manera, Google alienta a una mayor cantidad de público a hacer uso de la versión de pruebas de próxima de la próxima iteración de Android. Así, cualquiera que tenga un Nexus 6, 9, 5X, 6P, Nexus Player, Pixel C o Sony Xperia Z3 podrá disfrutar de su uso.

¿Son todo buenas noticias? Parece que no

Como hemos señalado, la última versión de Android N Developer Preview está ya entre nosotros, y viene cargada de mejoras y novedades. Entre las principales, se encuentra la integración de la realidad virtual de forma nativa en nuestro smartphone. Gracias al Modo VR, una opción que viene incluida ya de fábrica en el software de Android N, nuestro dispositivo realizará una gestión inteligente del rendimiento y gasto de energía mientras reproduzcamos contenido en VR.

El Modo VR es una de las mayores novedades, pero la otra también lidia con la optimización, aunque a otra escala. Concretamente, se trata de la descarga e instalación de actualizaciones en segundo plano. De esta manera, una vez haya una actualización de software disponible, se descargará en tu dispositivo y cuando éste haya sido actualizado, no tendremos que esperar a ese molesto “Optimizando aplicación 5 de 133…”.

Gracias a la entrevista de Ars Technica con David Burke, vicepresidente de ingeniería en Android, hemos podido saber que Android N dispondrá de dos particiones. Una se encontrará en estado activo, y será usada para las funciones normales y diarias del dispositivo. La secundaria se encontrará desactivada, en segundo plano. En el pasado, al disponer de una sola partición, Android entero se encontraba inactivo mientras se realizaba una actualización.

Gracias a este nuevo sistema, la partición que se encuentra normalmente activada sigue funcionando, mientras que la actualización está siendo aplicada en segundo plano, en la partición que se encontraba inactiva. Así, una vez el teléfono sea reiniciado, se aplica directamente la actualización, puesto que el procesamiento de instalación ha sido realizado ya en segundo plano.

Naturalmente, una de los principales inquietudes con este sistema es el tema del almacenamiento. Afortunadamente, parece que las particiones en Android están almacenadas bajo una sistema de archivos altamente comprimido llamado SquashFS. Ésto reduce el espacio total que la partición ocupará en memoria.

De cualquier manera, tendremos que esperar hasta ver una versión definitiva de Android N que muestre la pérdida total de memoria en nuestro dispositivo y el funcionamiento de este sistema.

¿Has probado ya Android N?