Otras marcas »

Terminales chinos, ¿todas las marcas ofrecen lo mismo?

Marcos Guzmán Delgado

No hay que ser un usuario muy experimentado para darse cuenta que cada marca, sea de China o de cualquier parte del mundo, tiene claras diferencias con su competencia. Desde el auge de la telefonía móvil inteligente, marcas como Motorola, Sony, HTC, LG y Samsung, han buscado desmarcarse en cuanto a diseño y características en sus equipos, aun cuando en su corazón todos sus terminales funcionan con Android.

Sin embargo, desde hace ya algunos años somos testigos cómo de marcas chinas han comenzado a posicionarse en el mercado mundial de la telefonía móvil. Comenzando con Oppo, ZTE, Huawei, Meizu y Xiaomi, muchas otras marcas se animaron a lanzar móviles inteligentes incluso a nivel mundial, como lo han hecho en la actualidad reconocidas marcas como Lenovo, Cubot, UMI, Zopo, Blackview, Elephone, Ulefone, Doogee, entre otras.

Te recomendamos: Cinco razones para elegir un móvil chino si te gusta el Android avanzado

Sin desmedro de lo anterior, debemos entender que no todas las marcas ofrecen la misma calidad y durabilidad que las marcas tradicionales. De hecho podemos determinar algunos indicadores que, independiente de la marca, nos dan claras luces de que el equipo que tenemos en vista no es un terminal digno de confianza o de competir con los topes de gama. A continuación te dejamos una lista para que no te lleves ninguna decepción al momento de hacer la compra.

Hardware desequilibrado

Es sorprendente como ver cómo equipos muy poderosos que prometen ser topes de gama aparecen en publicidades, con 3 o 4 GB de RAM, una autonomía descomunal, almacenamiento externo sumamente amplio, pero con un procesador que en test de rendimiento no supera a un Samsung Galaxy S3.

Vale subrayar que no tengo nada en contra de los procesadores MediaTek, pero si deseamos apuntar a un gama alta o media alta, el terminal en cuestión debe incluir por lo menos un Helio P10 o X10, o en el mejor de los casos, un Qualcomm Snapdragon 615 hacia arriba.

Te recomendamos: Qualcomm o MediaTek, ¿qué procesadores son los mejores?

Marcos internos de la pantalla

¡Cómo se ve esa pantalla! Claro, hasta que la encienden. Debo reconocer que excelentes terminales de gran calidad vienen con esta característica distintiva, pero no puedo negar la falta de estética en ellos cuando los tengo en mis manos. Nos referimos a los muchos móviles que intentan simular una pantalla con pequeños biseles y que aprovecha mucho el espacio frontal, pero que en realidad están utilizando marcos internos que parecen parte del LCD, pero no lo son.

Lamentablemente, no nos damos cuenta de esto hasta que encendemos el terminal. Es ahí cuando nos percatamos de que la pantalla es más pequeña de lo que la publicidad anunciaba.

Calidad de pantalla

Siempre nos llevamos una alegría cuando vemos terminales económicos con resolución HD o incluso Full HD. Sin embargo, al tener los móviles delante de nuestros ojos nos percatamos de que si bien la resolución cumple lo prometido, los colores, el contraste y la profundidad del panel están lejos de ser lo deseado. Tal vez este apartado no se note a primera vista, pero al pasar el tiempo y al compararlo con un equipo de marca tradicional, nos daremos cuenta de una decoloración en la pantalla y de la pérdida de su calidad.

Motor de vibración

Esto puede que sea sólo un detalle, pero resulta distintivo en los equipos chinos de baja calidad. Al interactuar con el terminal y más notoriamente aún cuando escribimos, es apreciamos una vibración fuerte, desmedido y molesto. En la gran mayoría de los casos, esto provoca que el usuario desactive por completo cualquier vibración para mejorar la experiencia de uso, sacrificando a su vez esta importante herramienta.

Otros indicadores

La calidad de la cámara fotográfica, la conectividad con redes de telefonía en distintas bandas, el peso del equipo, los materiales de construcción e incluso la calidad del sonido pueden ser claves para nuestra elección. Lo fundamental, no dejar de evaluar ninguno de estos apartados.

Conclusiones

Está claro que no todos los terminales comparten cualidades, por tanto tampoco deberían compartir fama. No todos los terminales chinos son buenos, ni todos son malos. Debemos saber detectar y diferenciar cuando un equipo es lo que promete y cuando solo es el resultado de una buena campaña de marketing.

¿Has probado marcas chinas? ¿Qué te ha parecido la experiencia?