Xiaomi »

Un Xiaomi costaría hasta un 30% más si fuera resistente al agua

Jacinto Araque

La resistencia al agua es una característica a considerar para todos aquellos que alguna vez hemos echado a perder un teléfono por haberlo mojado, pero es cierto que no es algo determinante a la hora de elegir el smartphone que queremos comprar.

Y es que a día de hoy son pocos los dispositivos que integran una protección al agua y al polvo, y generalmente son smartphones de gama alta, como por ejemplo los Samsung Galaxy S7, que presumen bastante de esta resistencia, o la gama Xperia Z5 de Sony.

En Xiaomi saben bien que aunque la resistencia al agua no tiene un peso excesivo a la hora de elegir, sí que es algo demandado por muchos usuarios, por ello hace poco Lei Jun, el fundador de la marca, aclaró por que sus smartphones no cuentan con esta resistencia.

Implementar la resistencia al agua aumentaría el precio de los Xiaomi un 30%

La cuestión, según Lei Jun, es principalmente de costes, ya que añadir la resistencia al agua y al polvo elevaría el precio de los dispositivos aproximadamente entre un 20 y un 30%.

Y sin duda es un buen motivo, ya que una de las virtudes de Xiaomi es el bajo precio de sus terminales. No hay más que ver que por poco más de 140€ podemos hacernos con terminales con 3GB de memoria RAM, lector de huellas, y con procesador Snapdragon, como por ejemplo el Xiaomi Redmi 3 Pro.

También puso de manifiesto que para que un terminal sea resistente al agua, este no debe sufrir ningún daño, y es algo que desde Xiaomi no pueden asegurar, ya que eso depende en gran medida del uso que le den los usuarios.

Este último motivo también tiene bastante peso, hemos visto a reconocidas marcas como Sony dar marcha atrás y recomendar no meter bajo el agua sus terminales –a pesar de que cuenten con certificados de protección al agua y al polvo–. Todo debido a que no pueden asegurar que el terminal esté estanco a la hora de mojarlo, cosa que argumenta Sony en temas de garantía.

Sin embargo el fundador de Xiaomi afirmó que si los usuarios estuvieran dispuestos a afrontar el coste extra que supone dotar a sus dispositivos de resistencia al agua y al polvo, podrían considerar el implementarla.