Lenovo »

Lenovo Zuk Z1: experiencia personal tras unos meses de uso

Ricardo Aguilar

Como amante de la tecnología móvil, no puedo evitar cambiar de teléfono cada vez que puedo, no sin antes haber exprimido al máximo el smartphone del que proviniera anteriormente. En concreto, hasta hace unos días, he estado utilizando como teléfono principal el Zuk Z1, que analizamos en Andro4all.

Se trata de un dispositivo de gama media-alta, capaz de competir de tú a tú con bastantes terminales que lo doblan en precio. Si quieres saber cuáles han sido mis impresiones durante los meses que lo he tenido no te pierdas este artículo, ya que el teléfono no tiene desperdicio.

Primera decepción, CyanogenOS

Lo primero que uno piensa cuando va a comprar un teléfono con Cyanogen es que va a estar constantemente actualizado y que el soporte va a ser bueno. Pues bien, como ya comentamos CyanogenOS es una buena idea, pero mal llevada a cabo ya que tan solo mantiene el soporte del OnePlus One y olvida a los demás usuarios.

Esto es algo solventable, apenas se tardan 5 minutos en instalar CyanogenMOD oficial, actualizada a 6.0.1. También puedes optar por opciones como Zui, el sistema operativo de Zuk para Asia, o si prefieres una ROM customizada y actualizada también puedes instalar la ROM Nuclear, basada en CyanogenMOD 13 y desarrollada en España.

Quitando la decepción inicial con Cyanogen OS, decir que usando CyanogenMOD 13 o cualquiera de las ROMs citadas anteriormente no hay problemas con el soporte. Otro cantar es el día que salga Android N, ya veremos cuando decide actualizar la gente de CM, ya que tienen al Zuk algo olvidado.

Aspectos multimedia, difícil de mejorar

Lo primero que llama la atención del Zuk es su gran panel de 5,5 pulgadas con resolución FHD. Se trata de un panel excelente, con unos buenos colores y un nivel de brillo más que aceptable. Con la luz del sol se ve sin problemas, y los ángulos de visión son mejorables, pero correctos.

En cuanto al audio, también tenemos un sonido de calidad, sin pérdida de claridad en los volúmenes más altos. Con auriculares también se oye de escándalo, aunque pierde algo de recepción WiFi, así que tenlo en cuenta ya que es un problema que me tenía algo descontento.

Donde sí le he podido ver una falta de potencial es en la cámara. El sensor es el famoso IMX214 de Sony, un sensor muy capaz. Sin embargo, el software no ayuda, y respecto a sus rivales las fotos carecen de detalle, tiene serios problemas con el rango dinámico y mejor no hablar del resultado nocturno para evitar disgustos.

Batería, ¿quién necesita un cargador?

4100 mAh son los encargados de mantener al Zuk encendido durante una jornada y media o incluso dos para los usuarios más básicos. Con uso intenso, he llegado a alcanzar las 10 horas de pantalla, lo cual supone una auténtica salvajada, colocándolo entre uno de los smartphones con mejor autonomía de la actualidad.

A pesar de tener este amperaje, la carga es bastante rápida en comparación a otros dispositivos, y en apenas hora y media tienes el terminal completamente listo para aguantar otro par de jornadas. Sin duda, uno de los mejores aspectos del móvil.

Experiencia de usuario y conclusiones

En general, me he encontrado ante una de las mejores experiencias de usuario entre los más de 20 teléfonos que he podido usar como principales. Buen rendimiento en juegos, multitarea, aplicaciones, buena batería, buen acabado, etc.

Quitando el aspecto de la cámara (que es bastante mejorable, pero no mala), nos encontramos ante una compra segura para todo tipo de usuarios. Sin duda guardaré un excelente recuerdo de este terminal, que pasa a ser otro más de mi lista de favoritos.