Samsung »

El Samsung Galaxy S7 edge edición Juegos Olímpicos costará 900 euros

Jose García Nieto

A día de hoy estamos más que acostumbrados a ver precios disparatados en los smartphones de gama alta. Teléfonos por 600, 700 y 800 euros, lejos de ser asequibles para el bolsillo del consumidor medio. A día de hoy, estaremos de acuerdo en que el Samsung Galaxy S7 edge es uno de los mejores terminales de alta gama, y su precio oscila entre los 550 y los 650 euros. Sus especificaciones no son nada despreciables, pero con motivo de los Juegos Olímpicos a Samsung se le ha ido de las manos, y va a lanzar una edición especial del Samsung Galaxy S7 edge que costará la friolera de 900 euros.

Dicho dispositivo solo estará disponible en Estados Unidos, Brasil, Alemania, China y Corea del Sur, y busca ser un dispositivo completamente exclusivo. Para empezar, cabe saber que solo se lanzarán 2016 unidades de dicho dispositivo, y cada uno ira marcado con un número identificación, en función del país y la unidad que sea. Por ejemplo, si compras el dispositivo número 100 en Estados Unidos te vendrá marcado con un US-100.

Por otro lado, vendrá con una caja especial, tal y como vemos en la imagen de más abajo, y estará personalizado con los colores de los Juegos Olímpicos. Además, incluirá unas gafas VR y 100 afortunados recibirán los últimos auriculares inalámbricos de la firma. Las gafas VR las podemos conseguir al comprar el teléfono con cualquier operadora, por lo que tampoco es algo exclusivo, y solo 100 personas tendrán los auriculares. Es decir, por algo puramente visual estamos pagando un precio disparatado.

Si tomamos como referencia el precio medio en Amazon, que ronda los 650€, podemos decir que estamos pagando 250 euros más por un teléfono que, quitando lo visual, ofrece exactamente lo mismo que un Samsung Galaxy S7 edge normal. Es cierto que para los apasionados de los JJ.OO. puede resultar interesante, pero no para el público medio. De hecho, el motivo por el que fabricaron este dispositivo no es nada relacionado ni con el coleccionismo ni con los fieles a la marca:

Hemos producido esta edición limitada con el único deseo de que los jugadores de Corea del Sur den lo mejor de sí en los Juegos Olímpicos — Un oficial de la compañía al Korea Herald

Personalmente, considero que pagar 900 euros por un cambio simplemente visual es una solemne tontería. Por 250 euros menos tienes el mismo teléfono, con las mismas prestaciones, e incluso lo puedes llegar a comprar más barato. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Merece la pena pagar los 900 euros de esta edición especial o no es una buena compra? Dejadnos vuestra opinión en los comentarios.