Samsung »

Hasta los estadounidenses prefieren el Samsung Galaxy S7 antes que el iPhone 6s

Christian Ruiz Muñoz

Desde luego que Apple no está viviendo sus mejores momentos desde que el año pasado comenzara a ver reducido su volumen de ventas, y que además se viese doblegada por su mayor competidora, Samsung. Pues bien, parece que 2016 no está siendo un camino de rosas para los de Cupertino y sus ventas siguen cayendo en picado.

Esto es lo que dice un informe redactado por Kantar Worldpanel, una empresa dedicada a la consultoría y comportamiento de los usuarios. Este informe nos detalla cuáles son las cantidades en porcentaje de las ventas que han realizado tanto Apple con su iPhone 6s y 6s Plus, como Samsung con su Samsung Galaxy S7 y S7 Edge, aunque no acapara datos a nivel global, sino que se centra en mercados concretos, como en EE.UU, Gran Bretaña o China.

Pero si nos centramos en el mercado estadounidense, vemos que resulta ser el caso más llamativo, por dos razones. La primera, porque la sede de Apple se encuentra en California, ciudad americana; y la segunda porque hasta hace poco los usuarios estadounidenses eran el mayor pilar de ventas para la compañía de la manzana. Pero parece que la situación ha dado un vuelco total.

¿Cuáles son los datos que reflejan este informe?

Y es que a raíz del lanzamiento del nuevo flagship de Samsung, el Galaxy S7, parece ser que los usuarios americanos quieren cambiar de aires y trasladarse al sistema Android, como así asegura este informe. Concretamente durante los tres meses anteriores a mayo (incluyendo este último), el 16 por ciento de los consumidores estadounidenses han comprado un Samsung Galaxy S7/S7 Edge, mientras que el 14,6 por ciento de consumidores han apostado en este tiempo por un iPhone 6s/6s Plus.

La diferencia es, si cabe, más aplastante si analizamos el cómputo global de ventas de todos los dispositivos que ha vendido Samsung, y todos los que ha vendido Apple en los tres meses anteriores a mayo. La compañía surcoreana ha obtenido una cuota en el mercado estadounidense del 37 por ciento, y por su parte los iPhone han logrado una cifra notablemente menor, con un 29 por ciento de cuota.

Lo que sí podemos adelantar es que si Apple no se pone las pilas con el próximo iPhone 7, rediseñando tanto el aspecto físico como el software para que vuelvan a dejar a los usuarios con la boca abierta, verá de nuevo mermadas sus ventas y ahí sí que se pueden meter en líos los de Cupertino.

¿Qué te parece esta situación en EE.UU?