Otras marcas, Sistema Operativo »

The Superbook convierte tu teléfono Android en un ordenador portátil

Jacinto Araque

Que Android está por detrás de Apple en el mercado de las tablets es un hecho, —al menos en algunos aspectos— ya que ni de lejos encontramos en Google Play la colección de aplicaciones específicas para iPad que tienen los usuarios de iOS, por no hablar también del poco soporte que estas tablets suelen recibir tras ser lanzadas.

Muchos usuarios aún esperamos bastante de Android en este sentido, y es que a pesar de que las ventas de tablets están cayendo en picado, son un concepto bastante útil al que falta darle una pequeña renovación, quizá unos mejores periféricos, o quizá más facilidades para su uso a nivel de software.

Por otra parte, también ha surgido otro dispositivo prácticamente igual que un ordenador portátil, se trata de The Superbook, que pretende trasladar la experiencia que tenemos en nuestro smartphone al cuerpo de un portátil.

Tu smartphone, el centro de The Superbook

The Superbook es un proyecto de Kickstarter que incorpora una pantalla de 11,6 pulgadas a resolución HD, junto con un teclado y un trackpad, como cualquier otro ordenador portátil que puedas encontrar.

Este, propone una solución bastante sencilla para disfrutar de un ordenador portátil con Android, tan sencilla como conectar un cable desde el cuerpo de The Superbook a un smartphone, que deberá tener una versión de Android superior a 5.0 Lollipop. Tras eso, ya podrías disfrutar de Android convertido en un sistema operativo de escritorio, cosa que se agradece en muchísimas ocasiones.

La experiencia de The Superbook estaría apoyada en Andromium OS, una aplicación, aún en fase beta, que pretende trasladar Android a pantallas grandes, como ya intentara sin éxito Google con el Nexus Player. En este caso, el precio de este gadget se encuentra en 99 dólares, cifra bastante neutra, la cual te resultará barata o cara según el uso que le vayas a dar.

Sin embargo, la mayor virtud de The Superbook puede ser también su principal defecto, y es su dependencia del smartphone, ya que más que un sustitutivo de una tablet, es un periférico para el smartphone. Con esto, es cierto que nos ahorramos bastante dinero, al sustituir todos los componentes que necesitaría para funcionar de manera autónoma por los de un teléfono, pero esta dependencia puede llegar a ser un lastre en no pocos casos.

Por el momento habrá que esperar a que todo coja forma, aunque van en buen camino, ya que han recaudado más de seis veces lo que pedían inicialmente, así que será cuestión de tiempo –esperemos– el poder comprar este original gadget.