Aplicaciones »

3 motivos por los que no recomendamos Google Duo

Jose García Nieto

Google Duo es la nueva aplicación de Google para hacer videollamadas. Dicha app fue presentada en el Google I/O 2016 junto a su hermana, Allo –de la que no sabemos nada–. Tras unos cuantos meses de espera, Duo ya ha llegado a nosotros, y de hecho, ya funciona España. Hoy hemos decidido probarla y ver qué nos ofrecía. Si bien es cierto que la aplicación, como tal, funciona bien, hay algunos aspectos en los que creemos que hay mucho margen de mejora.

Es por ello por lo que, haciendo de abogado del diablo, me gustaría comentar en este artículo tres motivos por los que creo que la gente no debería usa Google Duo. Antes de empezar, vaya por delante que esta es mi opinión personal y que no es la verdad absoluta, por lo que os invito a que, una vez leáis mis argumentos, los rebatáis en los comentarios o en cualquier red social. Sin más, os dejo mis tres motivos por los que no deberíais usar Google Duo.

Hace falta usar el número de teléfono

¿Por qué a la gente le gusta tantísimo Telegram? Porque no es necesario usar un número de teléfono para poder hablar con la gente. Antes de nada, sí, necesitas un número para poder verificar la cuenta, pero una vez lo has hecho, el número se vuelve completamente imprescindible. De hecho, puedes hablar con cualquier persona sin necesidad de tener su móvil, puesto que cada uno tiene un usuario único.

Gracias a este usuario podemos comunicarnos con cualquier persona en el mundo, manteniendo a salvo algo tan personal como es nuestro número de teléfono. Sin embargo, con Duo necesitas tener al contacto en tu agenda, y si no lo tienes, no puedes hablar con él. Que a día de hoy las aplicaciones te pidan un número de teléfono para crear una cuenta es un atraso. Es mucho mejor tener un usuario que puedas compartir con cualquier persona en vez de tener que dar tu número personal.

No es multidispositivo

El primer motivo nos lleva al segundo. A Google Duo le pasa exactamente lo mismo que le pasa a WhatsApp, y es algo por los que los usuarios no dejan de quejarse. Google Duo no es multidispositivo. Cuando descargamos la aplicación en uno de nuestros dispositivos y ponemos nuestro teléfono, la sesión se inicia en él, pero si descargamos la app en otro de nuestros gadgets, la sesión debe cerrarse en el anterior para que se abra en el nuevo.

Vamos a ver. ¿Quién no tiene varios dispositivos en casa? Sin ir más lejos, ¿quién no tiene un tablet y un teléfono? A diferencia de Telegram o Hangouts, donde puedo tener la sesión abierta en todos los dispositivos que quiera, en Google Duo nos vemos obligados a estar atados a un único dispositivo. Un atraso en toda regla. Si Google quería llevar estas aplicaciones a muchos usuarios, que estos puedan usarlo en todos los dispositivos que quieran debería ser algo imperativo.

No tiene versión web

¡Hasta WhatsApp, que es la peor aplicación del mundo, tiene versión web! ¿Cómo es posible que no podamos usar una aplicación de videollamadas desde el dispositivo desde el que solemos hacer videollamadas? Nuestro portátil es mucho más versátil a la hora de comunicarnos, puesto que podemos hacer varias cosas a la vez, e incluso podemos hacer la videollamada mientras trabajamos. Con el teléfono, eso no pasa.

Si hacemos la videollamada con Google Duo desde el teléfono y cerramos la aplicación, la cámara deja de funcionar, lo que nos obliga a tenerla siempre abierta. En un portátil podríamos dejar la pestaña abierta y hacer otras cosas. Pero claro, como no podemos tener la sesión abierta en varios dispositivos, pues no es posible usar Google Duo en el teléfono y en el ordenador, porque nos vemos obligados a elegir uno.

Estos son los tres motivos por los que pienso que no deberías usar Google Duo. No voy a quitar la razón a Google en el sentido de que la aplicación funciona bien y de que cumple su cometido, pero aún tiene mucho margen de mejora. Es cierto que es una versión preliminar y que le faltarán cosas por implementar, pero de momento, donde esté Hangouts, que se quite Google Duo.

Si queréis probar Google Duo, os invito a que descarguéis la aplicación y nos contéis qué os parece. Os invito, de nuevo, a refutar mis tres argumentos en los comentarios. De momento, yo seguiré usando Hangouts hasta que, como mínimo, Google Duo tenga versión web. Cuando eso pase, me lo pensaré.

¿Qué pensáis vosotros, merece la pena usar Google Duo?