Motorola »

Tres razones por las que el Moto G ha dejado de reinar en la gama media

Ricardo Aguilar

Todavía recuerdo, allá por 2013, cuando Motorola lanzó de la mano de Google el histórico Motorola Moto G. Un móvil de gama media que le plantaba cara a los gama alta en rendimiento y acompañado de actualizaciones a ritmo Nexus. ¿Qué más podías pedirle a un móvil de menos de 200 euros?

Sin embargo, fueron llegando las siguientes generaciones y ninguna logró cosechar los éxitos de la primera versión. Un Moto G siempre será recomendable, pero ya no es lo mejor que te puedes comprar, y más aún teniendo en cuenta el precio al que han salido los últimos. Vamos a analizar pues, los motivos por los que un Moto G4 a día de hoy no puede reinar en la gama media.

Una evolución muy poco ambiciosa

El Snapdragon 400 fue el procesador que hace casi 3 años le dió vida al primer Moto G. Cuando este modelo se renovó, mantuvo el procesador, algo comprensible para el año en el que se lanzó. Sin embargo, la evolución en la cámara fue mínima y ni siquiera se molestaron en aumentar la batería, no fue la evolución que se esperaba.

Con el Moto G3 se aumentó la batería, se montó una cámara increíblemente buena y se añadió el protocolo de resistencia al agua. Sin embargo, seguían ofreciendo 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento interno en un móvil de 200 euros, mientras la competencia asiática empezaba a ofrecer como mínimo 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento.

En estos últimos Moto G4, encontramos una cámara que no sorprende demasiado, un apartado estético más propio de un gama de acceso que de un gama media y además, si queremos lector de huellas y una cámara algo más decente tenemos que desembolsar casi 300 euros. Evidentemente esto no ayuda, y aunque al final los móviles estén equilibrados, nos quedamos con la sensación de que no son todo lo buenos que podrían ser.

Gama media, reino de los móviles asiáticos

Por lo que vale un Moto G4 Plus te puedes comprar prácticamente un Xiaomi Mi5 o un Zuk Z2, ¿a que es para pensárselo? Es cierto que no vas a tener esa experiencia stock que quizás busques en el Moto G, pero ahora te demostraremos que esa experiencia no es tan buena como crees. Como te hemos dicho, por el precio de los nuevos Moto G hay opciones chinas más potentes, mejor acabadas y con mejor cámara.

Es más, hace poco analizamos el Huawei P9 Lite en Andro4all, y al compararlo con el Moto G4 este no salió muy bien parado. Incluso en el apartado del rendimiento, donde la optimización de Android Stock debería sobresalir, vimos como el P9 Lite, a pesar de tener una capa pesada como EMUI, era capaz de moverse mejor.

Es por esto que es bastante difícil recomendar un Moto G por encima de estos dispositivos, salvo que quieras updates asegurados -que no rápidos-, pocos motivos quedan para decir que es mejor compra que los anteriormente nombrados.

Updates asegurados, pero lentos

Si de algo podían presumir los usuarios de los Moto G iniciales era de actualizar a la par que los Google Nexus. Sin embargo, desde que Lenovo compró Motorola las cosas han cambiado bastante. La optimización no es la misma y las actualizaciones llegar llegan, pero no tan rápido.

Fui poseedor del Moto G3 y recuerdo que el update a Marshmallow llegó bastante más tarde de lo esperado y, encima, hizo que el rendimiento del terminal se viera mermado de forma notoria. Es por esto que ya no es tan llamativo el tema de los updates de los terminales Moto, ya que no son como hace unos años.

Conclusiones

Que nadie se equivoque, nos sigue gustando el Moto G y es un móvil recomendable para gente que no quiera complicarse la vida, pero haciendo un análisis de mercado más a fondo, nos damos cuenta de que la competencia está un par de pasos por encima suya.

Déjanos en los comentarios qué opinas tú, ya que esto no deja de ser una opinión subjetiva en base a mi experiencia personal y análisis de mercado. Si crees que el Moto G4 sigue siendo el rey de la gama media, explícanos tus motivos.