Samsung »

Es muy probable que el próximo Samsung Galaxy S8 no te guste, y este es el motivo

Adrián Fariñas

Samsung acaba de presentar oficialmente el Samsung Galaxy Note7, un terminal que ya hemos podido probar en unas impresiones preliminares, y que al contrario que ocurre con el Samsung Galaxy S7, este no tiene dos variantes. Solamente hay un modelo, que tiene pantalla “edge”, es decir, pantalla con bordes curvos.

Esta decisión no ha gustado a muchos usuarios, y es que no a todo el mundo le gustan este tipo de pantallas, ni mucho menos. Los motivos son varios, pero principalmente, podemos destacar el hecho de que su funcionalidad no está del todo clara, y encima, el precio es más elevado que el de terminales con pantallas planas.

La noticia ahora es que, tal y como nos informan desde GSMArena, Samsung habría decidido hacer de estas pantallas curvas la seña de identidad de los próximos terminales de la familia Samsung Galaxy S, empezando por el Galaxy S8.

Samsung Galaxy S8, solo con pantalla curva

Así, según esta información, el Samsung Galaxy S8 solamente tendrá versión “edge”. Esto es lo que se sonsaca de las palabras de Dong-jin Koh, máximo responsable de la divisón móvil de la firma surcoreana, en una entrevista concedida recientemente a medios especializados:

“Samsung considera que podría hacer de la pantalla con bordes curvados la identidad de la línea de smartphones Galaxy S, siempre que la empresa pueda ofrecer a los consumidores una experiencia de usuario diferenciada a través de funciones de software fáciles de usar”

Samsung Galaxy S7 edge575,01 €COMPRAR
PVP 819,99 €

Está claro que Samsung piensa en las pantallas curvadas como el futuro de la gama Galaxy S, pero con el condicionante de que estas pantallas ofrezcan algo distinto que sea realmente útil para el usuario en su experiencia diaria, al mismo tiempo que sus funciones sean fáciles de usar.

Es decir, la compañía parece tener claro qué es lo que le falta a este tipo de pantallas para que de verdad supongan un punto de diferenciación por el que merezca la pena pagar el sobrecoste de su producción, y el sobrecoste que le supone a los propios usuarios. Y al mismo tiempo, están reconociendo que los teléfonos con pantallas curvas, actualmente no sirven para mucho…

Te recomendamos: ¿Merece la pena comprarse un Samsung Galaxy Note7 si tengo el S7 edge?