Samsung »

¿Qué ocurre si enfrentamos al Note7 contra un martillo, un cuchillo y al agua?

Jose García Nieto

Solo hay una cosa peor que que se te caiga el teléfono al suelo: que se te caiga el teléfono al suelo con la pantalla hacia abajo. No hay peor sensación en el mundo que recoger el teléfono del suelo y ver que la pantalla está completamente hecha añicos. Lo peor de todo es que luego viene la reparación, y eso, quieras que no, también duele. Es por eso que fabricantes como Corning –de Gorilla Glass– se empeñan en diseñar cristales resistentes a los golpes, y parece que la gente se ha empeñado en comprobar cuán resistente es lo nuevo de la empresa, ni más ni menos, que en un Samsung Galaxy Note7.

Vamos a ponernos en contexto. Euro arriba, euro abajo, reparar la pantalla del Samsung Galaxy S7 edge cuesta unos 240 euros. Un tercio del teléfono. Eso nos da una idea de lo carísimo que debe ser reemplazar la pantalla flexible QuadHD de 5,7 pulgadas Super AMOLED del Samsung Galaxy Note 7. Es por eso que el fabricante decidió incluir en la pantalla Gorilla Glass 5, siendo el Note7 el primer teléfono en llevar esta protección.

De acuerdo a Corning, la protección Gorilla Glass 5 es capaz de proteger a un teléfono de una caída desde la altura de los hombres en el 80% de los casos –es decir, en 8 de cada 10 caídas, el teléfono sobrevivirá con la pantalla intacta–. Por eso unos chicos se han entretenido en poner el nuevo gama alta de Samsung a prueba, y lo han machacado con un martillo, lo han metido en agua y lo han dejado caer al suelo. Agarros, porque los vídeos duelen.

Test de caída del Samsung Galaxy Note7

Quitando lo que duele ver un teléfono de más de 700 euros caerse al suelo de esa forma, Gorilla Glass 5 lo protege perfectamente, y el teléfono sigue intacto tras todas las caídas. Está bien saber que, después de soltar semejante cantidad de dinero, el teléfono estará a salvo de todas las caídas que pueden sufrir el terminal en el día a día –aunque reciba alguna herida puntual, como vemos en el vídeo–. Pasamos al martillo.

Samsung Galaxy Note7 vs. un martillo y un cuchillo

Tras haber sobrevivido a las caídas, el teléfono se enfrenta a un cuchillo y a un martillo. En la prueba del cuchillo, el teléfono resiste muy bien a los rayones que se le hace, incluso la parte de la cámara aguanta sin ningún problema. La pantalla ni se inmuta con el cuchillo, pero con el martillo la cosa cambia. Si algún día os da el punto de darle martillazos a vuestro teléfono de 700 euros, sabed que aguanta un poco –dos o tres golpes– pero al final sucumbe, quedándose completamente inservible.

Test de resistencia al agua junto al S7 edge y al iPhone 6S Plus

En el test de resistencia al agua, el Note7 se comporta bien, y de hecho sobrevive durante unos 10 minutos al agua. El audio se oye bien, pero según afirma el autor del vídeo, se nota un poco distorsionado. Lo mismo pasa con el micrófono, que graba bien el audio pero no se oye igual de nítido que cómo se oía antes de hacerle el test de resistencia al agua.

Como veis, el Samsung Galaxy Note7 se comporta bien ante todos los test, pero no deja de ser un teléfono que, si lo expones a condiciones extremas, por más protecciones que tenga, acabará rindiéndose. Si os animáis a comprar dicho terminal, cabe recordar que, si bien es cierto que el dispositivo aguantará, la garantía no cubre los martillazos, los cuchillazos o las caídas desde un cuarto piso.

¿Qué os parecen los test de resistencia? ¿Os parece un teléfono bien protegido?