Aplicaciones »

Cuatro motivos por los que Instagram Stories ha hecho que desinstale Snapchat

Jose García Nieto

Snapchat es una aplicación que, desde hace un par de años, ha estado pegando fuerte entre el público joven. Sus filtros, el carácter efímero de sus fotos y vídeos, lo divertida que es… todos ellos son factores que han hecho que Snapchat suba como la espuma, y por supuesto, que sea copiada. Tienes que vivir debajo de una piedra para no saber que Instagram lanzó hace nada Instagram Stories, su propuesta para competir con Snapchat que, a título personal, ha funcionado tan bien que me ha conquistado.

He estado probando ambas aplicaciones durante un buen tiempo y, al final, Instagram ha ganado por goleada. En este artículo os voy a comentar los cuatro motivos que han hecho que desinstale Snapchat y me pase definitivamente a Instagram Stories. Vaya por delante que esto es una opinión personal, y os invito a que comentéis qué pensáis vosotros y lo argumentéis como voy a hacer yo. Sin más, comenzamos.

El rendimiento es bastante superior y ofrece lo mismo

La aplicación de Snapchat para Android funciona regular tirando para mal. En mi LG G3 la aplicación es lenta, inestable, y hace que el teléfono se caliente muchísimo. Es verdad que mi teléfono no es de lo mejorcito que hay a día de hoy, pero he podido probar la app en un S7 edge, un Mi 5 y un LG G5 y funciona exactamente igual de mal. En iOS funciona realmente bien.

Por su parte, Instagram se mueve de forma fluida y ofrece lo mismo que Snapchat. Es verdad que no puedes mandar fotos que duren 10 segundos y luego se borren, pero es que tampoco le veo sentido a mandar fotos que duren 10 segundos y desaparezcan. Si mando una foto es para que mi contacto la guarde y la tenga, no para que no pueda volverla a ver. Además también puedo enviar mensajes y vídeos y tengo un perfil que puedo personalizar.

Es más fácil conseguir seguidores

Ese es uno de los principales problemas de Snapchat, a no ser que uses las redes sociales para hablar con cuatro amigos, que no es mi caso. En Snapchat no tengo la capacidad de conseguir seguidores, a no ser que estos estén en mi agenda de contactos o que sepan mi usuario. Para dar a conocer mi usuario tengo que hacer SPAM en otras redes sociales –lo que hará que pierda seguidores en dichas redes– o darlo de forma manual a otra persona, pero no pueden encontrarme como sí pueden en Instagram.

Gracias a los hashtags de Instagram la gente puede encontrarme y yo conseguir más “Me gusta” y más seguidores. Además, la foto a la que le has dado “Me gusta” aparece en la sección “Descubre” –a la que se accede a través de la lupa–, y eso hace que más gente pueda encontrarte. Si usas las redes sociales para difundir tu trabajo o para darte a conocer, Snapchat no funciona, porque la gente no puede encontrarte de forma orgánica. El ejemplo claro es que en Snapchat las fotos de la historia se veían 100 veces, y en Instagram Stories se ven 500 o 600. El engage es bastante más alto.

Permite subir fotos de la galería

Imprescindible en mi opinión. ¿Por qué tengo que verme obligado a tomar la foto en el momento? ¿Y si quiero subir algo que pasó esta mañana, ayer, o la semana pasada? En Snapchat no puedo, pero en Instagram Stories sí. De hecho, puedo subir cualquier foto que tenga en la galería, la haya tomado cuando la haya tomado. Solo tengo que moverla de carpeta o pasarla desde el ordenador, aunque Instagram diga que tiene que haberse tomado en las últimas 24 horas.

Que Snapchat no me deje subir fotos de la galería me parece un atraso. La aplicación me obliga a tomarla en el momento, con la cámara del teléfono, pero no me deja subir a mi historia una foto bonita que haya sacado con la réflex en cualquier momento. ¿De qué sirve subir fotos si tengo que hacerlo de forma cutre con la cámara del teléfono? Para subir fotos feas, mejor no subirlas.

Puedo segmentar el contenido

Otra cosa completamente imprescindible. En Instagram puedo publicar mi contenido profesional y mi contenido personal. Si quiero que mi contenido profesional sea visible para todo el mundo, solo tengo que subirlo a mi galería; si quiero que mi contenido personal solo lo vean mis seguidores, solo tengo que marcar una opción en los ajustes. Eso es otra cosa que no puedo hacer en Snapchat.

Dado que lo que se sube a Snapchat desaparece, no tiene sentido volcar mi contenido profesional en esta red social. Puedo publicar el personal, correcto, pero el profesional no, y no quiero publicar solo un tipo de contenido. Entonces, en vez de tener dos aplicaciones instaladas, desinstalo Snapchat y me quedo con Instagram, que me permite segmentar el contenido y diferenciarlo mejor.

Estos son los motivos por los que Snapchat ha desaparecido de mi teléfono. Es cierto que depende mucho de para qué uses las redes sociales, por supuesto, y mi caso es quizá algo más particular. Con esto no quiero decir que tengáis que hacer lo mismo que yo, para nada, entiendo que Snapchat guste y funcione, pero yo ni uso los filtros, ni me hace gracia que lo que publico se borre ni me gusta que me sigan solo mis amigos. Pero vosotros qué pensáis, ¿Instagram Stories o Snapchat?