Samsung »

Los Galaxy Note7 que explotan costarán a Samsung casi 1.000 millones de euros

Jacinto Araque

Como ya sabrás, Samsung ha tenido ciertos problemas en la fabricación de su último tope de gama, el Samsung Galaxy Note7, lo cual ha provocado que salgan a la luz varios defectos de fabricación relacionados con la batería, algo que ha desembocado en varias explosiones de estos terminales mientras se cargan.

La compañía coreana, por su parte, ha tomado la decisión de reemplazar de manera totalmente gratuita todos los Samsung Galaxy Note7, independientemente de su estado, para evitar más accidentes. Algo que va a costar a Samsung 1.000 millones de euros.

Samsung asume su error y compensará a los usuarios del Note7

Y es que estos casi 1.000 millones de euros es lo que le costará a Samsung reemplazar los dos millones y medio de Note7 que se han vendido, de acuerdo a estimaciones de Bloomberg –en caso de que todos los usuarios reclamen, claro está–.

Para Samsung, sin duda, esto no podría haber sucedido en un momento más inoportuno, ya que la compañía está viviendo un momento muy dulce tras el éxito de su Galaxy S7, el cual ha ayudado a que los resultados de este trimestre sean los mejores desde hace dos años.

Las estimaciones realizadas por Credit Suisse Group AG, Daishin Securities Co. y Pelham Smithers Associates colocaban el precio de estas reparaciones en 1.000 millones de dólares, un precio que representa menos del 5% de los beneficios de Samsung este año, que ascienden a algo más de 20.000 millones de dólares.

No está demasiado claro si Samsung SDI Co, la filial de Samsung que se encarga de la fabricación de las baterías, asumirá una parte del coste de reemplazar todos estos terminales. Pese a que no se sabe con seguridad quién fabrica las baterías del Note7, sabemos que esta filial le suministra el 70% de baterías a Samsung, por lo que la probabilidad es bastante alta.

Sin embargo, la consecuencia más dañina para Samsung no es a nivel económico, sino de mediático, ya que esto le puede pasar factura en la brutal competencia que se trae con Apple, la cual para muchos aún es garantía de estabilidad y seguridad, que además está muy cerca de la presentación de sus nuevos terminales.