Samsung »

Las ansias de Samsung por superar a Apple fueron el problema del Note7

Sergio Agudo

Se suponía que el Samsung Galaxy Note 7 iba a ser la gran demostración de fuerza de la firma coreana. Con este phablet esperaban poder mostrar a todo el mundo lo muy por encima que están de Apple, pero las prisas nunca son buenas consejeras. Toda la velocidad que su proceso de fabricación y puesta a la venta cobró para intentar a igualar a su rival fueron el caldo de cultivo para la suspensión de ventas del terminal y reemplazo de todas las unidades defectuosas.

Esto viene a ser el resumen de lo que podemos leer en un informe publicado en Bloomberg que cita múltiples fuentes relacionadas con los eventos que llevaron a Samsung a tener que reemplazar de forma masiva sus nuevos terminales tope de gama, que deberían volver al mercado en octubre.

Te puede interesar: Cómo saber si tienes un Samsung Galaxy Note7 explosivo o uno bueno

Según se recoge, a principios de 2016 Samsung vio una oportunidad para superar a Apple. Bajo el liderazgo del nuevo CEO DJ Koh, se dieron cuenta de que el iPhone 7 no iba a traer ninguna innovación significativa –ni siquiera un rediseño–, con lo que decidieron que era hora de echar toda la carne en el asador con el Samsung Galaxy Note 7. Eso incluía tener listas características como el escáner del iris, subir la capacidad de la batería a los 3.500 mAh y acelerar el programa de salida al mercado, de forma que pudiese adelantar a su rival más inmediato.

Esto se puede leer en el informe:

Cuando Samsung se dio cuenta de que Apple no planeaba realizar ningún cambio importante en su diseño, los ejecutivos coreanos lo vieron como una oportunidad. Después de que un grupo selecto de gestores probaran versiones en desarrollo del nuevo Note, no pararon de hablar sobre las actualizaciones y alabar el trabajo de cada uno. Si Apple no iba a ofrecer nada nuevo a sus clientes, desde luego que Samsung lo haría.

Problemas en las cadenas de suministros

Según se ha publicado, Samsung obligó a sus proveedores a trabajar más rápido para poder acabar el Samsung Galaxy Note 7 para el 3 de agosto, la fecha que se fijó como salida y que adelantaba en 10 días a la del Samsung Galaxy Note 5. Mientras tanto, estos proveedores también tenían que cumplir con las demandas de otros clientes. Esto ha puesto en el ojo del huracán a Samsung SDI, que fabrica las baterías del dispositivo y para otros clientes –entre ellos Apple– como principales responsables de los terminales explosivos.

Con un calendario de salida tan ajustado y con peticiones que atender de otros clientes, la presión que la cadena de suministros tuvo que soportar en esta ocasión fue mucho mayor que en otras ocasiones. Uno de los proveedores comentó que era particularmente difícil trabajar con Samsung en esta ocasión. Sus empleados cambiaban de idea constantemente acerca de las especificaciones y del flujo de trabajo. Algunos trabajadores de la firma coreana incluso empezaron a dormir en las oficinas para evitar perder mucho tiempo.

El informe también revela un detalle interesante detalle sobre cómo se recibieron las noticias sobre los Note 7 defectuosos en el entorno de Samsung. Un empleado escribió en el boletín interno de la empresa que la situación era “humillante” y que era necesario realizar una devolución de terminales inmediata. Este tarabajador dijo incluso que estaba dispuesto a sacrificar sus incentivos para solucionar el problema, proclamación que tuvo eco en cientos más de trabajadores.

La decisión de Samsung de realizar un full recall se inspiró en una crisis similar sufrida por Toyota y en la respuesta que el fabricante japonés dio. Algunos ejecutivos de la empresa coreana querían ejecutar medidas parciales –como por ejemplo un programa de intercambio de baterías–, pero al final prevaleció la decisión de reemplazar los dispositivos defectuosos por otros totalmente nuevos.

Lo que se desprende del informe de Bloomberg es que Samsung se excedió intentando sobrepasar a Apple. Las pruebas son bastante irrefutables, por otra parte. Después de todo las expectativas siempre son altas cuando hablamos de la familia Galaxy Note, sin tener en cuenta lo que Apple o cualquier otro competidor de Samsung lanzase al mercado al mismo tiempo.