Samsung »

Samsung suspende las ventas del Galaxy Note7 y reemplazará todas las unidades gratis

Jose García Nieto

Era cuestión de tiempo que esto pasase. Samsung ha tenido muchos problemas con sus nuevos buques insignia, los Note7. Todos nosotros esperábamos que este terminal llegase para ver cómo se configuraba la gama alta, pero lo que nadie se esperaba era que los dispositivos explotasen durante la carga. Este problema, que ha afectado a varias personas, ha sonado mucho en las redes y en los diferentes medios. Samsung lo ha visto, reconoce el error y además cambiará todos los teléfonos de forma completamente gratuita.

En un comunicado, Samsung reconoce haber hecho una investigación y, efectivamente, ha encontrado que hay un problema con las células de la batería y que algunos teléfonos pueden explotar y salir ardiendo como hasta ahora. Son 35 los casos reportados, y aunque saben que esto afectará a las ventas, a su reputación y a sus ingresos, Samsung ha decidido suspender las ventas del Samsung Galaxy Note7.

¿Eso qué significa? Que no se puede comprar un Samsung Galaxy Note7 hasta que sean reparados o renovados. Los retailers o vendedores deberían devolver el teléfono a Samsung para que este lo repare o recicle y puedan recibir una nueva unidad con el problema corregido. Y no hablamos de unidades “potencialmente afectadas”, sino que Samsung cambiará todas las unidades que se devuelvan. Todas, independientemente de su estado. Más vale prevenir que curar, sobre todo teniendo en cuenta la que se le ha venido encima.

Por supuesto, si sois los poseedores de un Samsung Galaxy Note7 también podéis –y debéis– devolverlo. Para ello han habilitado un teléfono gratuito –900100807– y un correo de soporte –soporte.note@samsung.com–. Si tenéis cualquier problema, debéis usar alguno de los dos medios. De hecho, aunque vuestro teléfono no haya explotado, deberíais cambiarlo para prevenir riesgos.

Según apuntan en la empresa, están trabajando con sus partners para que el proceso sea lo más ágil y rápido posible, pero tened en cuenta la cantidad de dispositivos que se habrán vendido. El proceso de cambio tardará unas cuantas semanas, pero merece la pena sacrificar unas semanas sin nuestro flamante terminal a que este reviente por la noche y pueda llegar a herirnos.

¿Qué os parece esta estrategia de Samsung?