Jugando con Android: Squibble

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Regresamos una vez más a Jugando con Android, vuestra cita semanal con los análisis de algunos de los juegos más interesantes que podréis encontrar en el Android Market. El juego elegido esta semana se aleja un poco de lo que os hemos venido mostrando en las últimas semanas. No es un juego nuevo (lleva algunos meses ya en el mercado), pero sí es uno de los que aplican las capacidades táctiles de los smartphones de la forma más original. Hoy os vamos a hablar de Squibble.

Squibble es un juego de plataformas en el que controlaremos a un pulpo verde que busca escapar del laboratorio del científico que lo ha secuestrado. Para ello, hará uso de sus elásticos tentáculos para adherirse a los objetos y poder moverse por los escenarios, en su camino de vuelta hacia el mar. Unos escenarios que no van a estar faltos de peligros pues tendremos que esquivar multitud de enemigos y objetos dañinos.




Como decía, la forma de implementar las capacidades táctiles en Squibble es bastante original. Nuestras pulsaciones sobre la pantalla servirán para adherir los téntaculos del pulpo verde a los objetos, y una vez pegados podremos impulsarnos, como si de un tirachinas se tratase, para alcanzar los lugares más altos del escenario. De nuestra habilidad eligiendo el mejor lugar para que el pulpo se agarre dependerá muchas veces su supervivencia.

Los objetos que forman los escenarios de Squibble son bastante variados y tienen un diseño colorista muy agradable. Pinchos, muros, plataformas móviles, cajas, suelo cubierto de miel… Y ello sin olvidar a abejas, arañas o pájaros cuya presencia hará la vida imposible a nuestro querido pulpo verde, y que dificultarán de forma notable su vuelta al mar.


Aparte de ir desde el punto inicial hasta el final del escenario, Squibble tiene un par de objetivos secundarios. En cada escenario hay un número determinado de gotas de agua. Recogerlas todas nos otorgará un trofeo, mientras que cruzar el escenario sin perder un sólo punto de vida se premiará con otro trofeo. Esto será así por cada uno de los 20 niveles que componen el juego. Os aseguro que hay algunos niveles en que conseguir el 100% de las gotas de agua es misión casi imposible.

Dispondremos de 3 niveles de dificultad distintos: Fácil, Medio y Difícil. Sin embargo, de ellos no dependerá el número de enemigos en pantalla ni la presencia de obstáculos más complicados. Su única función es otorgarnos más o menos puntos de vida (que estarán representados mediante corazones). Personalmente, a mi ya me resulta un reto considerable jugar con 5 puntos de vida (nivel Fácil).


Quizás donde más flojea Squibble sea en el apartado sonoro. Las únicas melodías que oiremos serán la del menú del juego y la que suena cuando conseguimos cruzar con éxito un escenario. Se echa de menos alguna melodía durante las partidas, y algún que otro efecto de sonido más (por ejemplo, que las abejas emitiesen algún zumbido al volar). Sin embargo, en este caso se le perdona la carencia pues el resultado es en conjunto muy divertido.

Squibble es otro representante de los cada vez más numerosos juegos multiplataformas de dispositivos móviles pues, aparte de en Android, también lo podrán disfrutar en iOS. En el Android Market lo podréis encontrar en 2 versiones: una versión lite con la que podremos jugar de forma gratuita a los 6 primeros niveles del juego, y otra versión de pago con el juego completo que cuesta tan solo 1,47 euros. Os animo a que le déis una oportunidad, no os defraudará.



NOTA: Mención especial a Xataka Android, que son quienes en su día me descubrieron este fantástico juego.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Juegos Android, MassHabit Games, Squibble
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion