Close Button

El mundo de la telefonía móvil es un sector que siempre se encuentra en constante movimiento. Tanto es así, que en los inicios del sector era relativamente sencillo encontrarnos con teléfonos prácticamente calcados entre sí. Las primeras diferencias, hacían referencia a aspectos muy importantes en aquella época, como por ejemplo el tamaño. Existía una necesidad imperiosa de intentar hacer mucho más cómodos los dispositivos existentes, ya que por desgracia, se aproximaban más al tamaño de un teléfono fijo que el de un móvil, convirtiéndose en aparatos mastodonticos que actualmente se han convertido en piezas de coleccionista.

Imagen de smartphones

Una vez ya se empezaba a solventar el tema del diseño y tamaño, pudimos apreciar notables mejoras en un aspecto tan importante como las pantallas, con la irrupción del color, una auténtica revolución para el sector, y así con infinidad de detalles que han ido evolucionando hasta el día de hoy. Tranquilos que no voy a divagar más sobre este tema…

Después de esta pequeña introducción, vamos a centrarnos en nuestra época, la que podríamos denominar como la revolución de los smartphones, época que nos ha tocado vivir y que pasará a la historia al reinventar nuestra forma de comunicarnos, y revolucionar nuestras relaciones humanas. Pues bien, volviendo al tema que nos ocupa, hoy en día podríamos decir que tenemos la gran suerte de tener disponible un abanico de smartphones realmente brutal, una océano de dispositivos de todos los tipos y características, que hacen que sea francamente complicado decidirse por uno en concreto, pero que por otra parte, hacen que podamos seleccionar el más adecuado a nuestras necesidades. Pero, mucho ojo ¿No os parecen demasiados?

Las familias interminables

Por tres céntimos de Euro, ¿cuales son las grandes familias de terminales Android? Fácil, ¿verdad?

Absolutamente todos conocemos los nombres que los grandes fabricantes han impuesto a sus gamas de teléfonos, los cuales se han convertido en su seña de identidad, en el escudo de sus familias por decirlo de alguna manera. Por ejemplo, Los Xperia, guardianes de la noche, o Los Optimus del norte, Los Galaxy de más allá del muro….(lo sé, debo dejar Juego de tronos). Pues bien, dentro de estos grandes grupos, podemos encontrar distintos modelos los cuales según el fabricante son muy diferentes entre sí, pero hay otros casos en los que las diferencias son mínimas. Uno de los ejemplos más claros, lo tenemos en la firma nipona Sony, compañía que basa su estrategia de venta en diversificar su portofolio de productos, implementando minúsculas diferencias entre dispositivos en la mayoría de casos.

Una imagen vale más que mil palabras.

Familia Xperia

Cierto, hay algunos casos justificados, ya sea por un aumento notable de prestaciones, o los que adquieren una característica muy particular, como la dureza o impermeabilidad. Pero aumentar una pantalla 0,2″ no es suficiente, ya que únicamente crea confusión en el comprador que encuentra dificultades en decidirse o puede ver como en cuestión de semanas, aparece un nuevo terminal, lo cual debemos reconocer que frustra bastante, ¿no creéis?

¿Realmente era necesario?

Lamentablemente, estamos viendo una conducta que muchos fabricantes están llevando a cabo y que personalmente creo que le hace un flaco favor. Hablo de las evoluciones que las compañías hacen de sus modelos estrella, las cuales modifican su nombre con alguna nueva nomenclatura como R, S, Plus y así un largo etcétera.

A simple vista podríamos pensar que estamos delante de un paso adelante, ya que en la mayoría de casos vemos como el terminal de origen recibe un pequeño lavado de cara, ya sea un aumento en el procesador, o quizás una mejor cámara, lo que en la industria del automovilismo denominamos un restylling. Pues bien, pese a ser una mejora, nos encontramos que acaban convirtiéndose en terminales que no suelen actualizar, ya que las compañías suelen dejarlos arrinconados en las hojas de ruta de las actualizaciones. Además, dos aspectos que he comentado en el anterior punto. No hace mucha gracia gastarte 400€ y ver como en unos meses tu terminal ha sido mejorado. Y segundo, vuelve a crear confusión en el posible comprador, que en muchos casos no acaba de comprender las diferencias entre dispositivos, ya que para el gran público pueden ser inapreciables ese aumento de 0,2 Ghz. En este campo tenemos a Samsung como claro exponente.Evolucion terminales

Evolución a la inversa

Este tercer y último caso, es mi favorito con mucha diferencia… Puedo entender que la finalidad de cualquier empresa es vender, pero lo que no acabo de comprender es que aparezcan smartphones con especificaciones y características inferiores a los de años anteriores con la única ventaja de presentarlos con una versión de sistema operativo más reciente.

Hemos apreciado en nuestras propias carnes, como smartphones de este año han perdido detalles tan importantes como un simple led de notificaciones o la cámara delantera, características que cada día van ganado más fuerza. Incluso apreciamos un descenso en la memoria RAM e incluso en la disponible para aplicaciones. Como contrapartida a todos estos recortes, tenemos disponible la última versión de sistema operativo, ¡faltaría más! Afortunadamente los usuarios no somos tontos y penalizamos estas actitudes de las grandes firmas. Espero que con el tiempo entiendan que el valor de actualizar un terminal de generación anterior, no solo hace que ese usuario quede satisfecho, si no que consiguen ganarse la confianza de la comunidad, que desde ese instante verán en su marca un ejemplo de servicio post-venta. En este punto podríamos ver a HTC entre otras.

Como siempre digo, esta es mi humilde opinión, es muy probable que no compartas mi punto de vista en alguno de los aspectos que acabas de leer. Pero esto es lo bonito de Andro4all, todos podemos dar nuestro punto de vista. Tú también tienes tu oportunidad de expresar tu visión sobre estos problemas justo aquí debajo. Así que ya sabes, hazte oír en los comentarios.

Temas relacionados: Móviles, Samsung

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR