Close Button

Todos sabéis que esto es un blog sobre Android, pero no por esa razón debemos desestimar al rival, que también hace las cosas muy bien, no nos dejemos engañar, hay que hablar en propiedad y conociendo los dos bandos. Aunque ya lo digo antes de empezar, yo me quedo con Android, veremos si al final de este post todos pensamos igual o no.

Samsung Galaxy S III vs IPhone 5 fotografía aspecto

Veamos pues el susodicho vídeo de nuestros compañeros de pocketnow:

En lo primero que nos fijamos cuando los tenemos los dos frente a frente es en su aspecto exterior, y solo en eso ya nos damos cuenta que son dos polos opuestos. El iPhone 5 se caracteriza por un mejor acabado, una pantalla más reducida, conexión específica no universal, y la ausencia de NFC y LED de notificaciones. En cambio el Samsung Galaxy S III destaca por todo lo contrario: unos materiales más pobres (plasticosos), una pantalla espectacularmente grande, conexión micro USB, además del chip NFC y el LED.

Por lo que respecta a la pantalla Apple sigue con la idea de que todo sea accesible con solamente una mano, tanto el agarre como el acceso a todos los puntos de la pantalla, por lo que sigue con una pantalla relativamente reducida respecto a la tendencia de mercado de los smartphones de gama alta Android, ya que el Samsung Galaxy S III cuenta con una pantalla de 4,8″ por 4″ del iPhone 5. En cuanto a colores, el Samsung como siempre abusa de la saturación por unos colores más naturales del iPhone, pero todo depende un poco de cada uno. Yo estoy plenamente acostumbrado a las AMOLED.

Este tema me causa especial controversia, porque aún hay muchas aplicaciones que no se adaptan al formato de la nueva pantalla de los de Cupertino, y por esa razón se muestran con margenes negros arriba y abajo. Por otro lado, Android cuenta con muchísimos terminales, de distintos tamaños de pantalla y resoluciones, y no tiene problemas de este tipo. Así que en este aspecto Apple se merece un buen estirón de orejas.

Si nos centramos en las interfaces de sistema, nos encontramos con más de lo mismo, Apple sigue con su interfaz simple de pila de iconos y nada más, en cambio Android ofrece una personalización total de escritorios, por no hablar de los widgets. Esto es básicamente lo que conlleva tener un sistema operativo cerrado versus un abierto.

En el vídeo me ha llamado especialmente la atención el hecho de que en el gestor de tareas del S III podemos cerrarlas todas de golpe, y en cambio en el iPhone 5 debemos ir una por una. Pero no todo son cosas negativas para iOS, porque Google ha hecho un paso adelante muy importante en cuanto a fluidez con la incorporación de Jelly Bean y el proyecto mantequilla, pero actualmente el iPhone 5 es el vencedor en optimización y fluidez, además de abrir todas las aplicaciones más velozmente. Esto tiene especial mérito si tenemos en cuenta que el procesador del iPhone 5 cuenta con “solamente” 2 núcleos, por 4 del Galaxy S III.

La barra o cortina de notificaciones fue un invento de Android, y aún se nota, porque aunque en este iPhone 5 se pueda acceder a twittear o publicar en Facebook directamente desde ahí, aún sigue a años luz de Android, sobretodo por la interacción que tenemos con el deslizamiento lateral para eliminar notificaciones, expandirlas y interactuar directamente con ellas, y finalmente los accesos directos a opciones de sistema.

En el vídeo también podemos ver un pequeño test entre S-Voice y Siri, en el que sale vencedor Siri en cuanto a velocidad, porque en respuesta los dos aciertan sobradamente. Pero en mi opinión Google Now va e irá unos pasos por delante de los dos sistemas de reconocimiento e interpretación de voz, ya que cuenta con una idea de funcionamiento e integración mejor.

Por lo que se refiere a la navegación web, el iPhone 5 es otra vez más rapido, tanto en el renderizado y zoom como en el cambio de orientación de la pantalla. Aunque la experiencia de navegación es seguramente bastante más placentera con el tamaño de pantalla del terminal coreano.

Para mi la conclusión sigue siendo la misma de hace unos años, me sigo quedando con un Android por su abanico de posibilidades. Pero si queréis algo simple, rápido y caro, iPhone es vuestra opción, está en vuestras manos.

¿Tras ver el vídeo con cual os quedaríais?

Temas relacionados: iPhone, Samsung Galaxy

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR