Close Button
Compartir

Uno de los dispositivos con los que nos sorprendió Samsung en el pasado IFA de Berlín fue la Samsung Galaxy Camera, un híbrido entre smartphone con sistema operativo Android y una cámara fotográfica compacta. Esta maravilla de la tecnología incorpora un hardware de última generación, muy similar al del Samsung Galaxy S III.

La Samsung Galaxy Camera cuenta con una pantalla de alta definición de 4,8 pulgadas Super Clear LCD, procesador quad-core Exynos 4412 a 1,4 GHz, 8 GB de memoria interna ampliable mediante tarjetas microSD, 1 GB de memoria RAM, y Android 4.1 Jelly Bean como motor del todo el sistema. En el aspecto fotográfico tenemos un sensor BSI CMOS de 16 megapíxeles con grabación en full HD y zoom óptico de 21 aumentos principalmente. Si quieres conocer todos los detalles de este dispositivo puedes visitar el análisis que realizamos poco después de su presentación.

A través de HDBlog hemos podido ver a esta magnífica cámara de Samsung en plena acción en un vídeo realizado por ellos mismos.

Cuando vemos por primera vez este dispositivo encendido nos podría parecer cualquier smartphone de la compañía coreana, ya que incorpora la interfaz Touchwiz Nature UX, característica de los últimos dispositivos de la gama Galaxy presentados. El funcionamiento en general es muy fluido, con sus especificaciones no se podía esperar menos, pero además cuenta con el extra de Android Jelly Bean y su Project Butter. El sistema operativo tiene todas las funciones incorporadas como si de un smartphone se tratara, incluso con la posibilidad de introducir una tarjeta SIM para poder estar conectados desde cualquier lugar, con la excepción de realizar llamadas de voz.

Una vez se accede a la cámara, disponemos de todas las configuraciones que tiene cualquier cámara compacta, tamaño de fotografía, activación de flash, temporizador, pero además también tendremos la posibilidad de compartir directamente al realizar la instantánea, y una de las cosas que más me ha llamado la atención, el control por voz. Mediante este control vamos a poder realizar la captura de fotografías, grabación de vídeo, cambiar los modos de disparo, realizar zoom, activar/desactivar flash, ir a la galería y activar el temporizador en 10 segundos. El único inconveniente es que solo reconoce comandos en inglés, aunque estos son muy sencillos. También podremos realizar fotografías con modos que ya vimos con el Samsung Galaxy S III, como disparo contínuo, que realiza varias instantáneas y nos selecciona la que mejores condiciones tiene, o fotos panorámicas entre otros modos de disparo, además tenemos la posibilidad de aplicar filtros y visualizarlos en tiempo real. Otro de los apartados que me ha llamado la atención es el modo experto, principalmente su visualización, ya que nos los muestra como si de una cámara réflex se tratara, teniendo que mover el objetivo virtual que aparece en la pantalla para modificar aspectos como la apertura o la exposición. Por último, vemos como a través de un botón situado en el lateral podremos acceder al flash, el cual se encuentra introducido en el cuerpo de la cámara.

La Samsung Galaxy Camera es un dispositivo innovador y con el cual Samsung pretende impulsar un mercado que actualmente está en decadencia, debido en gran parte a los smartphones, con las ventajas que nos proporciona disponer de Android como sistema operativo y con un sensor de calidad para la captura de fotografías. Personalmente, el mayor inconveniente que le veo a esta cámara es el precio, aunque no han comentado nada al respecto, mucho me temo que con el hardware incluido alcanzará a muchas cámaras réflex del mercado. Esto haría que las ventas de este dispositivo no fueran buenas ya que recordemos que es una cámara fotográfica y en este aspecto no puede competir con las cámaras profesionales.

¿Qué pensáis de esta cámara? ¿Es una idea interesante? ¿Os la compraréis?

Temas relacionados: Fotografía y edición en Android, Samsung Galaxy

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!