Close Button
Compartir

Como ya habíamos dicho hace unos días, Samsung ha presentado esta tarde a la versión "reducida" de su gran Samsung Galaxy S III, el terminal que le ha dado el récord de ventas en teléfonos con el sistema operativo Android con más de 20 millones de unidades. Los cambios a simple vista se reducen al tamaño, aunque luego podemos ver que no se quedan únicamente aquí. Lo que está claro es que aún convirtiéndose en un hermano menor, continúa teniendo la calidad que caracteriza a los Galaxy y sin duda alguna tenemos delante de nosotros a otro gama media-alta. Vamos a conocerlo un poco más y ver cuáles son las nuevas prestaciones.

Aspecto Físico

Si hay algo que destaca del Galaxy S III mini es sin duda su atractivo aspecto físico, que ha sabido dejar atrás como no podía ser de otra manera, el diseño más industrial de la anterior generación y pasarse a la nueva filosofía "designed for humans" que Samsung ha empezado a abrazar para esta nueva.

La mejor manera de describirlo con pocas palabras es "la versión en miniatura del Galaxy S III". Pero, a diferencia del buque insignia de Samsung, este se adapta perfectamente en una mano. Lógicamente para los que estamos acostumbrados a la gama alta de Android y a esas pantallas de alta definición casi infinitas, el Galaxy S III mini parece una pequeñez. Pero quizá ese medio camino entre la enormidad de un Nexus y la pequeñez del Samsung Galaxy mini 2 se encuentra la virtud del punto medio con 4''.

Aunque es coherente con el aspecto del S III, tememos que al perder el texturado rugoso que poseía la anterior generación, sea más proclive a que se resbale en unas manos sudorosas.

El frontal de color blanco, ayuda a ocultar por completo los botones táctiles de atrás y del menú, dando un aspecto mucho más limpio al usuario, si bien el botón home se encuentra ligeramente pegado a la pantalla y lo hace ligeramente incómodo de pulsar.

Es notable la contraposición completa al iPhone 5, éste de líneas rectas, oscuras y de diseño industrial y el blanco nuclear de Samsung plagado de líneas curvas.

Especificaciones Técnicas

Foto Samsung Galaxy S Mini III

El Galaxy S III mini viene cargado con lo que se puede esperar de un gama media, un procesador Dual-core de ST-Ericsson U8420 a 1GHz, acompañado de unos curiosos números. El primero es unos 550 MB de RAM quizá algo cortos para los tiempos que corren, pero más que suficiente para hacer fluir el sistema operativo, unas cuantas aplicaciones y dejar solvencia suficiente para los últimos juegos casuales que le gustan al público al que está destinado. Los gamers y los power user disfrutarán mucho más de su dinero empleándolo en la gama alta de Samsung.

Por otro lado trae 8Gb particionados a medias entre la memoria de aplicaciones y el almacenamiento accesible, que se puede ampliar gracias a nuestras fieles tarjetas microSD.

A nivel de extras dispone, como es clásico de la última versión de Bluetooth y como es propio de la casa, Wi-Fi Direct. Samsung sigue sin arriesgarse en el campo del NFC y en esta ocasión queda fuera de juego. ¡Yo también lo siento, es mi tecnología fetiche!

Software

Sorprendentemente, el Platform Development Kit que Google presentó en la Google I/O parece dar sus frutos, puesto que el Samsung Galaxy S III mini viene de fábrica con la última versión de Android montada, con Jelly Bean 4.1.1. Por encima viene la tradicional versión de Touchwiz, la versión Nature, con todos esos extras con los que ya nos deleitó, para alegría de muchos y decepción de otros tantos, incluidos gestos táctiles, animaciones y ese toque fresco que han incorporado en esta última renovación del software.

El Galaxy S III mini responde con fluidez y velocidad, como no podría esperarse otra manera de las capacidades de hardware que monta, y además cuenta con el honor de ser el primer teléfono de gama media que se sube al carro del Proyect Butter y ofrecernos ese refinamiento a la hora de trabajar con Android que tanto éxito y buenas críticas ha cosechado.

Pantalla

Samsung juega conservador en este aspecto, y aunque podría haberse arriesgado a crear un producto mucho más premium incluyendo una de sus flamantes pantallas SuperAMOLED HD, nos tenemos que conformar con una humilde pantalla de 4'' a resolución de 800x480, sin el HD, por supuesto.

Cámaras

Las cámaras como ya se anunció ayer, son de 5MPx en la trasera y calidad VGA en la frontal. Por desgracia, a Samsung le afecta la crisis y no ha incluido nada mencionable en este campo. Pero al fin y al cabo, una cámara es una cámara. Y estamos hablando de una gama media, lo cual no está demasiado mal. Nada de cristales de zafiro o una lente de uranio enriquecido. ¡Otra vez será!

Disponibilidad y precio

Se espera que el nuevo Samsung esté disponible en las tiendas para noviembre y si bien no hay datos oficiales sobre el precio, hay rumores bastante fuertes de que se situará sobre los 399 €. Tan pronto como tengamos más información ya iremos actualizando este punto.

Conclusión

Sin duda el Samsung Galaxy S III mini tiene más de bonito que de revolucionario. En todos los aspectos lo cierto es que proporciona lo que en estos días se entiende como gama media. Sencillamente se limita a dar de él lo que se espera. Eso sí, si quieres alejarte un poco de lo establecido, no gastar tanto dinero y disfrutar de lo que parece un teléfono robusto y que va a dar la talla, este es tu teléfono. ¡Y además siempre tienes el plus de que parece un Galaxy S III, y eso da mucho caché!

Galería de imágenes

Foto del Samsung Galaxy S III Mini

Foto del Samsung Galaxy S III MiniFoto Samsung Galaxy S Mini IIIFoto del Samsung Galaxy S III MiniFoto del Samsung Galaxy S III MiniFoto del Samsung Galaxy S III MiniFoto Samsung Galaxy S Mini III

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!