Crónica de un editor sin móvil, ¿alguien dijo miedo? | Segunda parte

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Aquí volvemos para cerrar la serie de dos artículos dedicados a la experiencia de vivir sin smartphone durante más de diez días. En la anterior entrega hicimos una pequeña crónica sobre cómo influyen los teléfonos inteligentes y las tabletas en la sociedad, además de presentar el experimento y enumerar un par de sensaciones y opiniones encontradas a lo largo de la “abstinencia tecnológica”. Hoy, terminaremos con esas ideas y sacaremos algunas conclusiones.

Crónica de un editor sin móvil

Como bien reza la introducción, la semana pasada hicimos un pequeño recorrido por la cronología telefónica y planteamos una pequeña reflexión sobre cómo poco a poco, los smartphones y tablets se han introducido en nuestra rutina diaria. Hoy retomaremos las ideas planteadas en la primera parte exponiendo alguna más, haciendo balance de lo positivo y negativo de no tener contacto con nuestro terminal y daremos por concluido el experimento compartiendo las conclusiones obtenidas. Si no leíste la primera parte y no quieres perderte nada, no dudes en visitar la Crónica de un editor sin móvil, Parte I.

¡Anda, pero si hay vida más allá de mi mano!

Retomamos pues el resto de ideas introducidas en la primera entrega exactamente por donde lo dejamos:

  • Adiós a mi navaja suiza electrónica: otras ventajas que pierdes al eliminar el teléfono de tu día a día, es la posibilidad de hacer cualquier apunte, fijar citas, anotar nuevos teléfonos, hacer la lista de la compra, tomar una fotografía a ese cuadro de IKEA que tanto gustó a tu novia (para regalárselo después), apuntar tus gastos diarios con aplicaciones como Financisto o qué demonios, aprovechar cualquier espera para echar una partidita a nuestro juego favorito. Al igual que antes donde el PC se volvía protagonista, ahora toca el turno del viejo papel y su amigo lápiz, grandes olvidados que ahora vuelven a la acción para que puedas apuntar todo lo que antes hacías en el móvil. Y bueno, siempre puedes cambiar un juego por un poco de papiroflexia con tu último apunte ¿no?

  • Levantas la cabeza y descubres otro mundo: algo parecido es lo que sientes al ir por la calle y darte cuenta de que comienzas a caminar erguido, a mirar hacia el frente y al cielo en ocasiones, a darte cuenta de que en esa calle por la que pasas a diario incluso hay un nuevo comercio. Sí amigos, ya no vas todo el tiempo mirando el móvil y esto no puede tener más ventajas, devuelves el saludo a los conocidos (porque ahora los ves), observas que hay un pastizal en el bote del Euromillones, en fin, te vuelves un “ciudadano normal”. Aunque quizás a estas alturas y cada vez más, lo normal sea lo otro…

Conclusiones tras la experiencia

Conclusiones de la experiencia

He de decir que aún me quedan algunos días antes de volver a recuperar mi terminal, pero la verdad es que ya me estoy acostumbrando a estar sin él (ejem…). Entre las ventajas más destacadas a parte de lo dicho anteriormente, he de comentar que mi factura telefónica de este mes será una de las grandes beneficiadas y además ya no me preocupo por el nivel de batería. En contrapartida, necesito usar el PC más de lo que me gustaría para suplir las tareas que realizaba con el terminal, además estoy algo desconectado de familia/amigos evidentemente, aunque os confieso que la experiencia ha sido muy interesante.

Después de todo pensé que sería más traumático renunciar no solo a ciertos aspectos de mi teléfono como pudieran ser los servicios de Google, la conectividad 3G o incluso a Android, sino al teléfono al completo. Podría afirmar que la consecuencia básica de este experimento es una menor productividad, menor comunicación y menor entretenimiento. Poco más puedo añadir salvo que nunca estuve más contento de haber inculcado a mi novia unos buenos valores androides, que a la postre me han servido para “pillarle” su smartphone y tablet para matar el mono en alguna ocasión, visitando Andro4all o haciendo alguna búsqueda rápida en Google…

Así que ya sabéis, si algún valiente más se anima será un placer escuchar vuestros comentarios tras dejar de lado vuestro androide por uno o dos días (más no, que os echaremos de menos), para luego contarnos si coincidís o no conmigo en algún punto.

¿Qué te ha parecido este pequeño experimento? ¿Te atreverías a intentarlo durante un par de días? Cuéntanos tus impresiones en los comentarios.

¡Únete a nuestro canal de Telegram con lo más destacado del día y las mejores ofertas Android!

Únete a nuestro canal de Telegram
Archivado en Experimento
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (8)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • DarknessDragon dice:

    La verdad es que yo he estado en varias ocasiones una o dos semanas sin móvil y no es tan malo. Pienso que a veces estos aparatos nos absorben demasiado, sin ir más lejos el otro día me quejé a mi novia de que no soltaba el móvil y con razón, la verdad. Quizás todos deberíamos acostumbrarnos a interaccionar un poco más con el mundo real y no estar tanto con el móvil. Yo por mi parte odio estas quedadas con los amigos que está todo el mundo con el móvil, porque yo procuro no hacerlo. Realmente lo que quiero decir con todo esto es que sí, es muy útil, pero hay que controlar el tema de pasarse el día pegado.

    Poseedor de un Xperia S

  • Robinson dice:

    La verdad es que llevo mas o menos un experimento asi, tengo ya varios meses q somo uso mi movil con wifi, (cuando estoy en casa o en algun lugar q este disponible) y al principio fue dificil, pero ya estoy totalmente acostumbrado y son mas ventajas q desventaja, sigo usando mi mobil, juego a veces, tomo alguna q otra foto, pero ya no vivo pegado a el todo el dia como lo hacia antes, la principal ventaja es que mi movil no me posee, yo lo poseo a el; otra ventaja es el dinero, ya no uso tarifa mensual, ahora uso internet prepago solo cuando sea necesario, por otro lado la principal desventaja es el contacto con los demas, amigos, familias, etc, extraño leer whatsapp imediatamente llega un mensaj, tambien algunas apps q necesitan de internet, pero en fin, uso mas tiempo para mi y no para el movil…

  • Mario dice:

    Pues yo tengo 26 años, actualmente no tengo smartphone ni móvil y de momento no siento la necesidad de tener uno. Tuve un móvil cuando tenia 18 años y a los pocos meses ya se estaba muriendo de asco en el cajón porque no lo usaba para nada. Lo tenía más para que me llamaran y no me llamaba nadie…. siempre recurrían al fijo para comunicarse conmigo. Tener un dispositivos de estos solo por ocio me parece de viciosos y de esclavos del consumismo, esa es la pura realidad. Nuestros padres, nuestros abuelos y antepasados han vivido sin esta tecnología, ahí lo dejo, no se necesitan más datos. Otra cosa es que trabajes en algo que requiera el uso constante de esta tecnología entonces no tiene excusa. Pero por entretenimiento, existen muchas otras cosas.

    De todas formas, yo no estoy en contra, cada uno puede hacer lo que quiera con su vida y su dinero.

    Un saludo y buen articulo.

    • Mario dice:

      Por cierto, para los que se pregunten: Entonces si piensas de esta manera, ¿Que haces leyendo un blog sobre Android?

      A mi me encanta el mundo de la tecnología, ver, leer y aprender cosas nuevas (por pocas que sean día a día) para mi es un entretenimiento, pero si no le veo una utilidad en mi vida, no necesito probarlo para satisfacerme. Eso no implica que me guste seguir viendo como evoluciona todo.

    • Diego dice:

      ¿Y cómo has llegado a parar a Andro4all si no te interesan los móviles? Ahí te hemos pillaoooo! Bromas aparte, tienes mucha razón.

  • JuanMi Guirado dice:

    No hay que pertenecer al mundillo Android o smartphonero para que te pueda llamar ala tención estos temas. Yo, antes de tener un smartphone, estuve interesándome un par de años por modelos de PDAs y los primeros smartphones, y hasta entonces no me compré ninguno. Hay gente que sigue estos temas porque les gusta saber cómo avanza la tecnología, sin tener algo físico en posesión relacionado con ella. Para gustos colores. xD

  • JuanMi Guirado dice:

    Por cierto, tengo que intentar alguna vez este experimento, pero es que mi trabajo me pide el smartphone si o si, y es complicado. Aunque algun fin de semana que me vaya al campo a relajarme lo probaré. Un libro, unas buenas vistas y una buena mujer a mi lado y listo, no hay que pedir más a la vida!!

  • LEDuard HIDalgo dice:

    Antes de comprar mi Galaxy Nexus estuve un mes completo sin terminal, me sentía libre de todo, me comunicaba cuando quería, tenia mucho más tiempo para mi y asi disfrutaba de los placeres de estar “desconectado”. En fin fue una buena experiencia, pero no me gustaría sentirla de nuevo o al menos hasta que compre otro terminal.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Otras webs de Difoosion