Close Button

Muchas veces nos hemos quejado de la ambigüedad y la tranquilidad con la que se toman todas las compañías las actualizaciones del sistema operativo Android y su adaptación a los terminales que ya tienen en ese momento en catálogo. Normalmente, acostumbran a tardar más de 3 o 4 meses e incluso hay casos en los que ya hay una versión o dos superiores cuando se anuncia ese cambio.

Imagen de Jelly Bean y HTC One X

Como no podría ser de otra manera, HTC es una de ella y aunque ya hace más de dos meses que sabemos que tanto el HTC One X como el HTC One S recibirían su actualización a Android Jelly Bean 4.1, no teníamos ni la más remota idea de qué sucedería con el resto de terminales que salieron entre el año pasado y ahora.

Pues finalmente la compañía taiwanesa se ha decidido a hacer un comunicado en el que afirman que tanto el HTC One V, el HTC Desire C y cualquier terminal que disponga de únicamente 512 MB de memoria RAM o menos, no podrán recibir la ansiada actualización a Android Jelly Bean. Siempre según la compañía, las pruebas que han realizado en estos terminales les llevan a creer que es mejor dejarlos con la versión del sistema operativo con la que cuentan en la actualidad. De todas formas, en la página de soporte se asegura que continuarán recibiendo actualizaciones de seguridad y soporte.

Esta información no es ni mucho menos una lista definitiva de dispositivos, pero como mínimo ayuda a tachar unos cuantos, puesto que define los términos en los que se basan para actualizar. Además, desde HTC se afirma que se está estudiando el resto de terminales lanzados entre 2011 y 2012 para comprobar si son compatibles o no con Jelly Bean 4.1.

Bajo mi punto de vista creo que en un mercado en el que ya están apareciendo dispositivos con 2 GB de memoria, fue un error muy grave por parte de HTC no darles como mínimo 1 GB tanto al HTC One V como al HTC Desire C, dos terminales que son relativamente nuevos. Decisiones como estas son las que tienen en cuenta luego los usuarios para decantarse por una compañía u otra y está claro que por parte de los taiwaneses esta no ha sido una buena jugada sino más bien un suicidio comercial. Me gustaría saber vuestras opiniones al respecto, pero creo que todos estaréis de acuerdo con estas últimas líneas de reflexión.

Temas relacionados: Otros Android

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR