Close Button
Compartir

No es la primera vez que digo que las noticias no vienen solas, basta echar un ojo para darse cuenta de que los grandes fabricantes además de estar siempre en el candelero, acostumbran a dar de qué hablar por oleadas. Si ayer mismo nuestro compañero Jose Antonio Carmona nos contaba el agujero de seguridad descubierto en los procesadores Exynos 4, los cuales montan los terminales mencionados en el título, hoy tenemos que seguir ahondando en la herida para trasladados el mensaje que, la división sueca de Samsung y la operadora canadiense Rogers, han hecho público amén de la actualización a Android Jelly Bean para los Samsung Galaxy S II y Samsung Galaxy Note.

Tras retrasar en un par de ocasiones la fecha de la actualización, un nuevo jarro de agua fría se vierte sobre los poseedores de estos terminales, ya que la actualización a Android Jelly Bean llegará en enero si todo va según lo previsto (cosa que cada vez es más dudosa). Los motivos que se barajan son varios; se habla de que los problemas con los procesadores Exynos 4, como os comentamos al principio del artículo, podrían haber contribuído al retraso además de una presunta intención de Samsung por lanzarla al unísono en un gran número de países, evitando el goteo que está sufriendo la actualización de los Samsung Galaxy S III o los Samsung Galaxy Note II por ejemplo, que no ha llegado aún a muchos de ellos.

Así que una vez más amigos, toca esperar. Esperemos que no se retrase de nuevo y que, con el fin de las navidades, podamos darles a vuestros queridos dispositivos la gran noticia de que las gominolas de Google por fin van a aterrizar en ellos.

¿Qué os parece este nuevo retraso? ¿Os hace plantearos cambiar de fabricante para una futura compra? ¿De ser así, cuál creéis que lleva mejor el tema de las actualizaciones?

Temas relacionados: Samsung Galaxy, Samsung Galaxy Note

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!