Close Button

Desde CNET Asia nos llegan interesantes rumores fundados a partir de las palabras de Stephen Sneeden, gerente de márketing de Sony Corporation.

Logotipo Sony

Atendiendo a sus comentarios, podemos dilucidar que Sony se estaría planteando abandonar, al menos por este año, la fabricación de dispositivos de gama baja o gama de entrada, para centrarse en terminales de mayor calibre, intentando así que los usuarios reconozcan a la compañía como una marca más “premium, como así ocurre con Samsung y Apple, líderes indiscutibles actualmente en cuanto a ventas se refiere.

El dirigente aclara que desde la empresa, el estudio de los diferentes mercados es continuo, y que algunas de las características que hacen única a Sony en territorio smartphone no las pueden implementar en los teléfonos más básicos, perdiendo así la esencia de la compañía, con lo que lo ideal sería dejar un poco de lado este sector del mercado para que lo ocupen otros fabricantes.

Estamos listos para ser un proveedor premium de smartphone, y como es lógico, en el nivel de entrada es donde pierdes la esencia de Sony. Ahí es donde no puedes implementar algunas de las cosas maravillosas de Sony a un coste tan bajo, por lo que podríamos dejar el nivel de entrada a algunos otros fabricantes.

Estas palabras cobran todavía más sentido si nos fijamos a lo presentado en el reciente CES 2013 de Las Vegas por la firma asiática, con el Sony Xperia Z y su hermano, el Sony Xperia ZL, buques insignia para los próximos meses, y que están equipados con lo último en cuanto a hardware, desde el procesador que los mueve hasta la espectacular pantalla.

Este movimiento por parte de la gigante nipona puede ser un arma de doble filo. En primera instancia, se pretende ofrecer a los usuarios la mayor calidad posible en sus dispositivos, pero también puede tener sus consecuencias negativas. Lo primero que me viene a la mente cuando leo la palabra premium, es “calidad” y “caro”, no necesariamente en ese orden.

Si la empresa no es capaz de, pese a fabricar buenos terminales, ser competitiva en cuanto a precios con su rival más directo, que en este caso sería Samsung, puede meterse en serios problemas, pudiendo incluso perder el tercer puesto en el mercado frente a sus otros rivales, que van desde las compañías naturales como HTC, Motorola, LG, e incluso desde más recientemente Huawei, hasta las empresas emergentes, que prometen ser una competencia realmente dura para este ejercicio, ofertando buenos productos a precios muy asequibles.

Temas relacionados: Sony

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR