Close Button

Estos días con la vuelta al mercado del Google Nexus 4 me ha pasado algo curioso. Amigos y conocidos que habían visto el mío y les había causado buena impresión, no han hecho más que preguntarme sobre las dudas que tenían respecto a la compra del terminal. Y es que la otra posibilidad existente en la mayoría de los casos es más que interesante, pues se trata del Samsung Galaxy S III. Dos de los smartphone más golosos del mercado que causan el deseo de muchos compradores, por lo que desde aquí, te vamos a contar que es lo que tienen de bueno y no tan bueno para poner más fácil la decisión a todos aquellos que estén inmersos en un mar de dudas.

Difícil elección

Precio

En este aspecto no hay color, pues el terminal e Google gana de forma clara. Siempre que tengamos la paciencia de esperar, podemos encontrar un Google Nexus 4, del cual tenéis una extensa review, libre de origen por un precio mínimo de 299 euros, aunque recomiendo siempre el modelo de 16 GB cuyo coste asciende a los 349 euros. Si buscamos un Samsung Galaxy S III en las mismas condiciones y sin ataduras a una operadora el precio más razonable oscila en torno a los 450 euros.

Luego tenemos la opción, bien de adquirirlo con una operadora en el caso del Samsung Galaxy S III, lo que abarata su precio según la tarifa y la permanencia asumida, o bien el adquirir cualquiera de los dos terminales en el mercado de segunda mano, para lo cual ya elaboramos una guía de consejos y recomendaciones. Yo soy partidario de esta opción si no se puede adquirir nuevo y libre, pero en el caso del Google Nexus 4 se va a antojar difícil encontrarlo así.

Pantalla

Grandes pantallas

Con una tamaño similar, estamos hablando de dos de las mejores pantallas del mercado. Ambas rondan las 4,8 pulgadas, con una resolución de 720p y son excelente calidad. El Samsung Galaxy S III usa la conocida Super Amoled y el terminal de Google un panel IPS Plus que la hace mejor al aire libre. La diferencia entra ambas sobre todo en los colores, más vivos y saturados en el caso de la pantalla del Samsung Galaxy S III. A mi me gusta más la pantalla Super Amoled, pero es cuestión de gustos decantarse por una u otra.

Software

Un gran dilema. Debemos decidir si queremos estar a la última en versiones de Android o disfrutar de una capa de personalización y demás complementos añadidos por Samsung. Mientras el Google Nexus 4 acaba de recibir Android Jelly Bean 4.2.2, el terminal coreano lleva en su corazón Android Jelly Bean 4.1.2. Nada mal viendo la situación de otros fabricantes, sobre todo cuando ya se habla de la llegada de Android Jelly Bean 4.2.1 a la gama Galaxy. Dicho todo esto, yo prefiero estar a la última, pero no es menos cierto que a Android nativo no le vendrían mal unos cuantos añadidos que introduce la competencia.

En el otro lado de la balanza, las utilidades integradas por Samsung, como la barra lateral multipantalla, los comandos para el uso de la cámara o la interfaz TouchWiz. En manos del usuario está el ver que es lo que prefiere y en consecuencia actuar.

Cámara

Muchas personas me han dicho que buscan una buena cámara para salir del paso en situaciones cotidianas. Mi respuesta es en este caso, el terminal de Samsung. Aunque el Google Nexus 4 no tiene mala óptica y mejora bastante los resultados obtenidos por el Google Galaxy Nexus, sigue sin estar entre las mejores cámaras de móviles del mercado, rango que si ostenta el Samsung Galaxy S III. Hay una diferencia más que interesante entre ambas cámaras y las aplicaciones que las gestionan. En este sentido no hay color.

Sonido

Al igual que ocurre con la cámara, en el caso del Google Nexus 4, el sonido del altavoz no es demasiado alto, algo que además se ver perjudicado por su colocación en la parte trasera y su superficie totalmente plana, que colabora a mitigar el sonido. El Samsung Galaxy S III tiene por contra un sonido alto y claro, que sin llegar al nivel que posee el Samsung Galaxy Note II, si destaca sobremanera sobre el muchos terminales del mercado.

En cuanto a la calidad del altavoz en las llamadas, ambos se comportan de forma correcta, aunque quizás, y solo quizás, el terminal de Google algunas veces tiene un tono metálico.

Rendimiento

Detalles

Dos terminales muy potentes, con un corazón de 4 núcleos. En el caso de Samsung usa un procesador Exynos Cortex A-9 de Quad Core, mientas que el Google Nexus 4 usa un Snapdragon S4 Pro Quad Core. Este último es ligeramente superior, aunque lo que de verdad hace que sea más recomendable el Google Nexus 4 es la memoria RAM que incorpora, siendo de 2 GB frente a 1 GB de RAM del Samsung Galaxy S III. Y se nota en el uso diario, algo que junto a Android puro le da una fluidez envidiable al Google Nexus 4.

Almacenamiento

El Samsung Galaxy S III aparte de los 16 GB de memoria que incorpora, permite la opción de usar tarjetas micro SD, algo de lo que carece el Google Nexus 4, donde además a sus 16 GB hay que restar parte del sistema operativo. Pero no todo va a ser malo en este aspecto en el terminal de la gran G. Mientras en el Samsung la memoria para aplicaciones es de solo 12 GB (16 GB menos almacenamiento) no permitiendo el moverlas a la micro SD, no al menos de forma sencilla, el el caso del Google Nexus 4, podemos usar los 16 GB si lo deseamos. Algo muy destacable que podemos agradecer en un futuro.

Duración de la batería

Uno de los puntos flacos en Android. Aunque ambos terminales hacen uso de una batería de 2100 mAh, hay diferencias entre ambos. En el Samsung Galaxy S III, esta es extraíble, por lo que podemos llevar otra de repuesto. Además, Android Jelly Bean 4.1.2 ha mejorado la gestión de la batería sobremanera. En el caso del Google Nexus 4, la batería no es intercambiable, ganado en diseño del smartphone pero perdiendo en utilidad. Además, Android Jelly Bean 4.2.1 produce un consumo desaforado de energía, algo que he comprobado en mis propias carnes, no llegando con un uso intenso al día de duración. Esperemos que con la versión 4.2.2 hayan enmendado este problema.

Diseño

Parte trasera

Aunque ya se ha hablado mucho al respecto, Samsung y sus plásticos consiguen una gran ligereza y resistencia, pero el diseño del Google Nexus 4 no pasa desapercibido, es precioso, algo a lo que ayuda su cuerpo compacto, agradable al tacto y terminación en cristal. No obstante este es un apartado muy subjetivo, donde los gustos del comprador son totalmente respetables se decante por uno y por otro.

Como se puede apreciar, son muchos los aspectos a valorar, según las necesidades de cada comprador, a la hora de tomar una decisión. No es solo cuestión de sumar pros y contras, sino de valorar detenidamente la utilidad que le vamos a dar, para que lo vamos a usar y nuestra posibilidad de escapar de las garras de las operadoras. Atendiendo a estos factores, podemos hacernos una idea de cual es el terminal más recomendable.

Yo tengo los dos por casa, si bien es cierto que el terminal de Samsung lo tengo “aparcado” y lo uso esporádicamente. Aunque la decisión no es fácil, y el Samsung Galaxy S III me ha dado un resultado estupendo, en mi caso me decanto por el Google Nexus 4, ya que por actualizaciones y quizás hardware, tenga aún un mayor camino por recorrer, y eso a pesar de los pequeños problemas que presenta. A ello también colabora que para el apartado fotográfico, llevo siempre conmigo por temas de trabajo otro teléfono que me hace de cámara de calidad, por lo que es un aspecto que no me resulta imprescindible. No obstante, el Samsung Galaxy S III es una magnífica compra de la cual nunca os vais a arrepentir.

Frontal Google Nexus 4

Frontal Google Nexus 4Frontal Samsung Galaxy S IIIParte traseraDetallesGrandes pantallasDifícil elección

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR