Close Button
Compartir

La mala suerte parece que se quiere volver a cebar de nuevo con HTC, la creadora del primer Nexus con el inolvidable HTC Nexus One y una de las impulsoras del ecosistema Android en sus orígenes. A los malos resultados económicos, la empresa que ha lanzado el que probablemente se a el smartphone más elegante junto con el Sony Xperia Z, debe unir ahora los retrasos en el proceso de comercialización de dicho terminal, al cual veían como una posible tabla de salvación.

Aunque ya hay una primera remesa en las tiendas, esta es muy escasa y solo se puede acceder a uno de ellos, al menos aquí en España, pagando 700 euros. Los más afortunados como son el Reino Unido, Alemania y Taiwán podrán comenzar a tener unidades suficientes a lo largo de la semana que viene, mientras que los pacientes compradores en Europa, Asía-Pacífico y América del Norte deberán esperar hasta finales de abril.

El retraso está viniendo motivado por los problemas de suministro de algunos componentes relacionados con la cámara, pero sobre todo porque HTC ya no es un fabricante preferente para los proveedores, que prefieren dedicarse a otras marcas como Samsung, Apple o Sony, si bien esto es algo que como es lógico no han confirmado desde la propia empresa.

Ahora el colmo de los males es que el ansiado terminal puede no venir solo al mercado, y no precisamente por coincidir con otro dispositivo HTC. La salida a finales de abril le puede hacer coincidir con nada más y nada menos que le Samsung Galaxy S 4, terminal el coreano que casi de seguro canivalizará un gran numero de ventas de su rival taiwanés y al mismo tiempo centrará en él todos sus focos.

No hablo de que uno sea mejor que el otro, sino del poder inigualable de atracción que genera la marca Galaxy, algo que desde HTC deberían haber tenido en cuenta, porque un lanzamiento simultáneo o a posteriori no es lo que más les conviene a la hora de tratar de remontar el vuelo.

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!