iFixit nos descubre qué se esconde en el interior del HTC One

Última actualización el 30/03/2013 a las 09:00

Quedan ya pocas semanas para que la cuenta atrás llegue finalmente a cero y finalmente tengamos disponible el HTC One en nuestro país, pero este terminal ya se está haciendo con el protagonismo antes de hora y ha conseguido eclipsar hasta la presentación del Samsung Galaxy S 4.

Por el momento únicamente tenemos acceso a él los sitios especializados en tecnología y antes de ayer desde Andro4all ya le dedicamos [una videoreview] de lo más completa a este nuevo buque insignia de la compañía taiwanesa.

Imagen del HTC One abierto por iFixit

Desde hace tiempo iFixit se ha convertido en uno de los referentes a la hora de saber si un teléfono es fácil o complicado de reparar y ahora le ha tocado el turno de pasar bajo sus herramientas al HTC One.

Para ser realistas, muchos de los lectores que pasaréis por aquí lo hacéis más por la curiosidad de descubrir que es lo que se esconde bajo las curvas del terminal, pero también está un pequeño grupo de aventurados que se atreven a abrir su teléfono para repararlo ellos mismos, así que vamos a intentar hacer felices a ambos con las siguientes líneas.

Segunda imagen del HTC One abierto por iFixit

Sea como fuere, después del análisis que le han hecho desde iFixit han llegado al veredicto de que es complicado, muy complicado de reparar.

Una de las características más interesantes y estéticas del HTC One es su carcasa unibody de aluminio, pero esta a su vez ya es una traba a la hora de desmontar el terminal, ya que será necesario quitar la pantalla mediante una ventosa para poder empezar el proceso de reparación.

Y lo peor de todo es que esta es la parte sencilla, ya que luego hay que separar cada uno de los componentes de este cuerpo de aluminio y para ello será necesario el uso de una herramienta metálica llamada spudger.

Y por si esto no fuera poco, nos advierten que este proceso deja marcas en el plástico interior. Sin duda el terminal no está pensando para ser abierto.

Para el resto del proceso, unos cuantos tornillos aquí y allí y algunos conectores de cobre serán todo lo que nos encontraremos, por lo que en esta parte no hay nada de diferente con el resto de teléfonos, pero sin duda la primera parte ya nos habrá supuesto una gran pérdida de tiempo.

Tercera imagen del HTC One abierto por iFixit

Como vemos, el cuerpo de aluminio del HTC One es una parte muy estética pero también supone tener limitaciones en otros aspectos como por ejemplo, las reparaciones.

En cualquier caso, pocos de nosotros deberemos recorrer a desmontar un terminal y terminaremos por enviarlo al Servicio Técnico, dónde ya sabrán que hacer.

La nota que desde iFixit le dan al HTC One es precisamente esta, un uno, por lo que parece que desde HTC han cuidado todos los detalles para que todo tenga que ver con este número.

iFixit | HTC One