El Pebble E-Paper Watch ofrece dificultades a la hora de su reparación

Última actualización el 04/07/2014 a las 16:57

Este año, uno de los gadget que más protagonismo está cobrando es el reloj. Reloj entendido como complemento de nuestro smartphone y moda que inicio Sony hace un par de años con el Sony Smartwatch, intento fallido, y que trato de impulsar Apple con el iPod nano de quinta generación, en el cual ofrecía funciones de reloj e incluso unas pulseras para acoplarlo.

Reloj inteligente

Ahora los fabricantes parecen que se lo han tomado en serio y encontramos productos como la nueva versión del Sony Smartwatch, el Altius de Samsung, el I’m Watcho uno de los más comentados, el Pebble E-Paper Watch y debilidad de algunos editores de Andro4all. Por si no lo recordaís estas son sus especificaciones.

  • Pantalla E-paper con retroiluminación de 3 LEDs.
  • Micron N25Q032A11ESE40F con 32 megabytes de memoria flash.
  • MCU de alto rendimiento ARM Cortex-M3, STMicroelectronics STM32F205RE a 120 mHz.
  • Acelerómetro de 3 ejes.
  • Módulo RF Panasonic pan1316.
  • Bluetooth Controller de Texas Instruments CC2560A.
  • Batería nominal de Fullriver de 3,7 voltios y 130 mAh.

El Pebble puede mostrar mensajes de texto, correos entrantes, sigue nuestra posición, etc. y es una obra de ingeniería.

Pues bien, iFixit, nuestra web favorita a la hora de desmontar “cacharros” ha probado a destripar el nuevo artilugio y se ha encontrado con que aunque tiene un buen acabado y es de calidad, es muy complicado de reparar.

Al parecer y según iFixit, el Pebble es “imposible” de desmontar sin romper su pantalla E-Paper debido a la gran cantidad de adhesivo que usa, lo que a su vez le hace ser impermeable.

Esto ocasiona uno de los fallos más graves y es que aunque su pila si puede ser reemplazada, el hecho de tener que retirar la pantalla y consecuentemente romperla, hacen que sea imposible.

Según la nota del fabricante, la batería recargable tiene una duración de seis a diez años, pero nunca está de más que se pueda cambiar sino fácilmente, que al menos se pueda reemplazar.

Porque aunque la batería está garantizada, todos conocemos como funcionan las garantías, al menos en este país.

El Pebble E-Paper Watch se ha financiado gracias a kickstarter y los primeros envios se han producido a finales del año 2012.