Close Button
Compartir

Parece que Samsung no se está viendo afectada por la aparición de competidores como LG, Sony, HTC… Y este primer trimestre de 2013 ha vuelto a situarse como líder destacado en el mercado Android. Según datos de BRAMeXchange, una división de búsqueda global de TrendForce, la marca coreana sigue siendo el fabricante con más ventas de teléfonos inteligentes, con una cuota de mercado que ronda el 30%.

En total, en todo el planeta se vendieron 216,4 millones de teléfonos inteligentes y de ellos, 3 de cada 10 pertenecían a Samsung. Comparando los resultados de este primer trimestre con el del año pasado, vemos como la compañía de Corea del Sur mantiene su porcentaje de mercado intacto y como Android se queda con casi tres cuartas partes del total (aproximadamente) del pastel. Por otro lado, Apple y su sistema operativo iOS han notado una reducción en sus ventas y RIM, fabricante de las Blackberry, deja de aparecer dentro del Top 10 en detrimento de LG, que entra a formar parte de él gracias al gran trabajo que han realizado desde el último trimestre del año pasado y el lanzamiento del Google Nexus 4 o el LG Optimus G.

Resultados de ventas de smartphones  en el Q1

Mucho se ha hablado del Samsung Galaxy S III desde su presentación hará cosa de un año y unas cuantas personas podrían atribuir una gran parte del éxito de Samsung en este terminal, pero nada más lejos de la realidad. El secreto de la compañía coreana ha sido ofrecer una gama completa de terminales que pudieran adaptarse a cualquier usuario: desde un Samsung Galaxy Ace 2 en la gama baja hasta un Samsung Galaxy Note II para los que buscan un teléfono con pantalla más grande de lo habitual. Otro secreto ha sido su presencia mediática, ya que al tener muchos teléfonos en todos los segmentos y hacer un buen marketing de ellos, les ha permitido poder llegar mucho más lejos.

Como opinión personal, sé que en los principales blogs de telefonía nos pasamos la mayoría del día comparando terminales punteros como el HTC One, el Samsung Galaxy S 4… De que si su cámara es mejor, su rendimiento… Eso está muy bien, ya que habrá millones de usuarios que los compren alrededor del mundo, pero si analizamos el mercado veremos que mucha más gente buscará algo que esté un paso por debajo, algo que se adapte al día a día y que no necesariamente deba contar con 8 núcleos y 2 Gb de RAM.

Como comentaba, ahora se han presentado los buques insignia de cada compañía, en una lucha por coronarse como el mejor teléfono inteligente de 2013. El siguiente paso es el de presentar las gamas “medias y de entrada”, teléfonos con unos precios mucho más bajos y con tecnologías que quizás el año pasado o el anterior pertenecían a los “tope de gama” y que poco a poco han ido quedando “obsoletas” en éstas. Son terminales que mayormente se dirigen a las grandes masas, a personas que no tienen una inquietud especial por la tecnología y que compran movidos por frases como “me ha dicho Pablo que este teléfono va muy bien” o “mis amigos me dicen que Samsung está muy bien” y que en última instancia se quedan con “el más bonito”.

Señora en bicicleta usando teléfono

Si bien debo reconocer que Samsung está haciendo un muy buen trabajo con sus teléfonos, los que me conozcáis un poco sabréis que tengo una especial animadversión por su diseño inamovible y plasticoso. Compañías como Sony o HTC están cuidando mucho más el aspecto de sus terminales pero no están llegando al gran público y la razón la encontraremos en el precio y especificaciones. Si comparamos dos teléfonos de entrada como serían el HTC Desire C y el Samsung Galaxy Ace 2, vemos como por más carcasa bonita que tengas en el primero, no se puede comparar el tener un procesador de un núcleo a 600 MHz (una velocidad realmente irrisoria) con uno de doble núcleo que se mueve a 800 MHz. Por un precio similar estaríamos obteniendo más del doble de potencia y éste es solo uno de los muchos detalles que separan ambos teléfonos.

Si realmente alguna compañía quiere arrebatarle una parte de la cuota de mercado de Samsung, su estrategia debe pasar sí o sí por reducir los grandes beneficios que obtiene por terminal y ofrecer un abanico de opciones que cubra cada uno de los segmentos en los que se divide. No vale con presentar un teléfono impresionante como buque insignia, los fabricantes deben tener en cuenta que el resto de usuarios están esperando un terminal que se adapte a sus necesidades y tenga una relación calidad/precio correcta. Por el momento únicamente Samsung ha dado con el botón adecuado. Veremos si HTC, Sony, LG, ¿o quién sabe?, quizás Xiaomi u otras marcas emergentes consiguen hacer lo propio.

Para vosotros, ¿cuáles creéis que son los principales factores que sitúan a Samsung como líder en ventas de teléfonos inteligentes? ¡Espero vuestras respuestas en los comentarios!

Temas relacionados: Samsung Galaxy, Samsung Galaxy A

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!