Close Button

Con el Samsung Galaxy S 4 recién llegado a las manos de sus primeros poseedores, comenzamos ahora con un sinfín de artículos sobre opiniones, reseñas, unboxing y demás temáticas inundando la red. Y es que cuando llega a casa nuestro juguete favorito, lo exploramos, trasteamos, exprimimos hasta dejar su batería en nada, al menos los primeros días. Todos probamos el sonido, la cámara, esas aplicaciones estrella de las que tanto hemos leído y entonces comienza el proceso de trasvase de contenido.

Fácil de reparar

Y es en este momento cuando según los distintos afectados, les llega la primera gran desilusión con el último modelo de Samsung. Estamos hablando del modelo de 16 GB, “teóricos”, eso sí, porque según se está reportando esta no es la capacidad real que tiene para almacenamiento. Muchos seguro que me diréis, claro, siempre pierde una cierta capacidad para guardar el sistema operativo y el software propio, y eso es cierto, pero esa merma puede ser de 4 GB o cantidad similar.

El problema en este caso radica en que en el modelo de Samsung todo este conjunto nos deja solo con 8 GB disponibles de los 16 GB totales, una cantidad a todas luces escasa. En su momento ya se habló de otro terminal de referencia, el Google Nexus 4, el cual resultaba mucho más interesante en el modelo de capacidad superior, ya que 8 GB resultaban muy limitados. Y en el caso del Samsung Galaxy S 4 ocurre algo similar, subsanable eso sí por la posibilidad de usar una tarjeta MicroSD.

Es desdeñable que nos vendan el dato de esos 16 GB cuando tras descontar todo el bloatware instalado se reduce de tal forma la capacidad y no solo en una pequeña parte. Tras pagar 699 euros, que se dice pronto encontramos esta decepción, algo que sería facílmente solucionable advirtiendo de la capacidad real de almacenamiento, aunque claro, eso conllevaría quizás unas menores ventas.

Algunos pueden pensar en ese caso en adquirir el modelo de 32 GB o incluso el de 64 GB, pero eso presenta dos problemas; por un lado ni están ahora en el mercado ni sabe cuando llegaran, algo similar a lo ocurrido con el Samsung Galaxy S III de 32 GB que aún se espera. Por otro lado, si el modelo de 16 GB tiene ese precio, solo debemos imaginar el importe a desembolsar por un hermano mayor al que siempre habremos de restar 8 GB.

¿Como reaccionarías tu si de pronto te encontraras así tras pagar una buena suma de dinero? Decepcionado, enfadado o simplemente ¿no lo consideras algo a tener en cuenta?

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR