Close Button
Compartir

Uno de los teléfonos que más llamó la atención en el pasado MWC de Barcelona fue el LG Optimus G Pro. Hermano vitaminado del LG Optimus G que preparaba su llegada al mercado español, todos los responsables aseguraban que en aquel momento estaba descartada la salida del phablet de LG del mercado asiático. Y como todos sabemos, en estos casos nada se da por seguro. Así ayer LG mostraba el que iba a ser el segundo terminal, tras el LG Optimus G, en llegar a España. Tras el éxito cosechado por el modelo pequeño ahora toca el turno a su hermano mayor.

Como rivales se va a enfrentar a otros terminales como el Samsung Galaxy Note II pero sobre todo a los que están por venir pasado el verano, como es el Sony Xperia Z Ultra o el Samsung Galaxy Note3. Las especificaciones con las que este gran terminal piensa plantar cara son:

– Pantalla de 5,5 pulgadas Full HD IPS y 400 ppi.– CPU Qualcomm Snapdragon 600 a 1,7 GHz.– GPU Adreno 320.– 2 GB de memoria RAM.– 32 GB de memoria interna con ranura para microSD de hasta 64 GB.– Cámara trasera de 13 megapíxeles y delantera de 2,1 megapíxeles.– Batería extraible con tecnología SIO+ de 3140 mAh.– Android 4.1.2 Jelly Bean.

Este terminal supone una evolución frente al LG Optimus G, ya que no solo conlleva un aumento en el tamaño de la pantalla sino que además mejora en el procesador pasando de un Qualcomm Snapdragon S4 Pro a un Qualcomm Snapdragon 600.

Desde LG presumen de su terminal afirmando:

El LG Optimus G Pro posee funcionalidades pensadas para mejorar la experiencia de usuario como por ejemplo el botón de notificaciones LED de colores, fotografías panorámicas, la posibilidad de pausar y grabar vídeos para verlos mientras sigues grabando, autofoco en todas las fotos y vídeos y función Smart Video que detecta cuándo apartas los ojos de la pantalla y, automáticamente, para la reproducción del vídeo.

Sin embargo y dicho todo esto conviene hacer una matización. El LG Optimus G salió a la venta cuando ya llevaba tiempo en el mercado y se estaba cuajando su sustituto, encontrando ya terminales que lo habían mejorado en rendimiento por simple cuestión de tiempo. Ahora encontramos como LG vuelve a repetir jugada, ofreciendo en el mercado un teléfono como el LG Optimus G Pro, con un hardware antiguo si lo comparamos con la competencia que va a tener enfrente y con una versión de Android desfasada, a la vez que ya tienen preparado su sustituto equipado con un potente Qualcomm Snapdragon 800.

¿Es acertada esta política de intentar “colar” como tope de de gama un teléfono cuando este lleva tiempo en circulación en otros mercados y encima lanzarlo con una versión de software antigua? Los llantos por las bajas ventas vienen luego, pero si se quiere competir de igual a igual se han de hacer lanzamiento globales y no escalonados, colocando en un segundo escalón a determinados mercados, que finalmente se ven suministrados con los restos de la producción previos a la llegada de una nueva hornada.

Aunque fue un terminal que me atrajo como pocos durante el pasado MWC, tengo claro que de cara a este verano no es mi candidato en una posible compra, sobre todo barajando las posibilidades que se avecinan.

Temas relacionados: LG

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!