¿Qué consecuencias podrían darse si Samsung dejara de usar Android?

Última actualización el 21/11/2013 a las 18:16

¿Qué pasaría si…? Esta pregunta que seguro que puede sonar extraña para muchos, es algo de lo que puntualmente se ha hablado en los corrillos tecnológicos y es que nunca se puede decir que algo es imposible.

Samsung y Android

Si hay una marca que destaque sobremanera en el panorama Android esa es Samsung. La multinacional coreana no fue la primera en usar y adoptar como propio el sistema operativo de Google pero hay que reconocerle que ha sabido ver como ninguna las necesidades del mercado, inundándolo de productos de todos los tamaños, tipos, colores y formas, hasta llegar incluso a crear una sensación de saturación a una buena parte de sus posibles compradores.

Si dejamos a un lado este hecho, al cual ya le dedicamos un artículo hace unas semanas, es innegable que Samsung es una parte muy importante en el pastel de Android, así que la pregunta de que es lo que podría pasar si los coreanos optaran por dejar de un lado Android y centrarse en otro sistema operativo, no es para nada absurda.

¿Es imposible que se de un hecho así?

Puede parecerlo, pero hay que tener en cuenta varios factores. En primer lugar Samsung siempre ha tratado de tener un sistema operativo auxiliar con el que tratar de obtener una parte de mercado o al que agarrarse en caso de que tuviese problemas. Primero lo intentó con Bada, el malogrado sistema operativo destinado a competir con Android e iOS, el cual se quedó por el camino.

Luego, el siguiente paso en la rumorología habló sobre el posible interés de Samsung en hacerse con el extinto WebOS, uno de los sistemas operativos más injustamente tratados y de la colaboración efectuada en Tizen, sistema renacido de las cenizas de Meego.

Está claro que los coreanos están tanteando otras posibilidades, posibilidades que llegan incluso a tocar a Windos Phone, sistema para el cual ya tiene la gama Ativ, si bien esta no es muy conocida.

Samsung triste

Consecuencias de un posible abandono para Android

Las consecuencias de un hecho así serían importantes. Samsung es actualmente el dominador del panorama Android y desde hace unos días según la consultora ABI Research, domina en el primer trimestre de 2013, el 27% del mercado de teléfonos, seguida por Nokia con el 15% y Apple con el 9%.

Si nos centramos en la competencia con su gran rival en iOS, Apple, las cifras hablan. Según Strategy Analytics, es la primera vez que Samsung desbanca a Apple en cuanto a los ingresos por ventas de teléfonos. Así de abril a junio, Samsung vendió teléfonos móviles y smartphones por 5.200 millones de dólares y Apple, por 4.600 millones de dólares.

Como vemos su peso en el mercado es importante. Ahora bien, si abandona no querría esto decir ni mucho menos que estuviesemos ante el ocaso de Android como sistema operativo dominante. Detrás de Samsung hay otras muchas empresas que lo están haciendo muy bien.

Casos como los de HTC con su tremendo HTC One, Sony con la gama Xperia, LG o el advenimiento de los terminales a precios competitivos provenientes desde China, hacen que la plataforma goce de muy buena salud, una salud que creo les permitiría aguantar el impacto de una forma digna, aunque el golpe y las consecuencias serían dolorosas. Ah, y sin olvidar a Motorola, que en unos días presenta el Motorola Moto X, ahora bajo el paraguas de Google y promete que va a venir pisando muy fuerte.

¿Pero y que sería de Samsung?

Samsung y Android

Posibilidades a las que se enfrentaría Samsung

Una vez se decide por tomar un camino tan arriesgado, hay que ver cuales son las posibilidades que tiene para elegir sobre el tapete. Hemos hablado de varias opciones, siendo Tizen y WebOS las que parecen más lógicas, sin descartar otras harto difíciles, como el que se volcase en Windows Phone u optase por el resurgir de Bada.

Sea cual fuese el camino por el que se decida, está claro que tiene el poder para lograr salir adelante, pero supondría, y hay que tenerlo en cuenta, el lanzar un nuevo sistema operativo de la nada, para abrirse hueco en un mercado dominado por Android e iOS que además cuenta con partenaires de lujo como Windows Phone o Firefox OS.

A Windows Phone, con todo el renombre que tiene detrás, el ingente poder de Microsoft y el buen hacer de Nokia, quizás el mejor fabricante de terminales del mundo, le está costando sangre sudor y lagrimas el hacerse con un hueco en el mercado. Las malas decisiones corporativas han llevado a RIM, ahora BlackBerry, al borde de la quiebra y a jugárselo todo a una carta. HTC… bueno, todos sabemos por las dificultades que ha atravesado o atraviesa. Con estos ejemplos solo se puede ver, que lo que hoy es blanco, mañana es negro, que todo lo que sube, baja, y esto es algo que puede tardar, más o menos, pero que puede ocurrir.

Samsung y Android son lo que son hoy día, entre otros motivos, por la unión de ambos. Por las posibilidades que han surgido de la colaboración de dos gigantes como Samsung y Google. Que pueden caminar solos, nadie lo pone en duda, pero que ese caminar puede ser más lento y dificultoso es un hecho que hay que tener en cuenta. Por eso aunque Samsung pueda tener la tentación de abandonar Android, y a Google no le gusten algunas políticas de la multinacional coreana, creo que por el bien de ambas, siempre, van a estar condenadas a entenderse.

VER COMENTARIOS

Recomendado