Close Button
Compartir

La respuesta, según leemos en The Guardian, la ha dado Stephen Elop (CEO de la compañía) en una entrevista que ha concedido. Según él, la compañía finlandesa optó por Windows Phone y no por Android para reemplazar a Symbian porque no querían competir contra Samsung. La decisión se tomó en el año 2010, donde Nokia especuló que un fabricante (todavía nadie dominaba el mercado de ventas) se haría con la gran parte de la cuota de mercado eliminando toda posibilidad de competencia por parte del resto de fabricantes. Nokia se negaba totalmente a ser un segundón en el mercado. Quería dominar como años atrás, y veía claramente que con el sistema operativo de Google no lo iba a conseguir.

Aspecto físico del Nokia Lumia 1020

Lo cierto del tema es que Nokia ha acertado completamente. Un fabricante, en este caso Samsung, domina a día de hoy gran parte de la cuota de mercado. Mientras tanto Nokia sigue con su apuesta firme con Windows Phone, un mercado que si domina claramente, aunque con un índice de ventas bastante pequeño en comparación con Android. Una decisión que, a pesar de no haberle convertido en un fabricante con unos ingresos espectaculares, si que le ha permitido salir del abismo en el que había quedado tras los malos resultados que le otorgó Symbian.

¿Qué opináis de la estrategia de Nokia? ¿Pensáis que es mejor dominar un mercado pero con unas ventas para nada excelentes, o ser un segundón pero tener una buena cuota de mercado y unos mejores ingresos? Esperamos vuestros comentarios.

Temas relacionados: Móviles

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!