Taiwán al descubierto: ¿es el HTC One mini un HTC One de gama media?

Última actualización el 04/07/2014 a las 18:56

Hace unos meses que HTC presentó su nuevo buque insignia, el HTC One, seguramente el terminal Android mejor construido hasta la fecha.

Un terminal que gana a sus rivales en muchos de los puntos importantes de un smartphone y que está teniendo una gran acogida por parte del gran público.

Desde aquel momento se rumoreó la posible salida de una réplica del terminal, compartiendo potencia, sistema de audio, calidad de imagen y cámara, pero en un tamaño reducido, el conocido como HTC M4, finalmente recibió el nombre esperado y se llamo HTC One mini.

HTC One mini y HTC One

En el momento de su presentación oficial, se vinieron a confirmar algunos de los peores rumores, y es que para muchos, al final tenemos un terminal de gama media, con un precio algo elevado que intenta imitar a su hermano “El Grande” pero que no llega.

¿Esto es así? Yo creo que no, creo que tenemos un HTC One en pequeño, por lo que en sí representa y en un rato me explico.

HTC OneHTC One mini
Dimensiones y peso137,4×68,2×9,3 mm y 143 gramos132×63,2×9,25 mm y 122 gramos
ChipQualcomm Snapdrago 600 de cuatro núcleos a 1,7 GHz + Andreno 320Qualcomm Snapdrago 400 a dos núcleos a 1,4 GHz + Andreno 305
RAM2 GB1 GB
ROM32/64 GB16 GB
Pantalla4,7″ Super LCD3 Full HD4,3″ Super LCD3 HD
PPP469341
Cámaras4 Mpx y 2,1 Mpx 1080p4 Mpx y 1,6 Mpx 1080p
S.O.Android 4.1.2 + Sense 5.0Android 4.2.2 + Sense 5.0
Batería2300 mAh no reemplazable1800 mAh no reemplazable

Lo que comparten

Detalle HTC

Ambos son terminales magníficos en líneas generales, buenos acabados, los mejores de todo Android, un poco por detrás los del HTC One mini –sí, no están a la altura de su hermano mayor, el hecho de que los bordes no sean biselados me parece un punto muy negativo– pero tampoco es mucho ya que emplean tecnologías parecidas.

Buenas pantallas de 4,3″ y 4,7″ –el tamaño estándar de la gama media actual para el HTC One mini–, sabemos que HTC siempre ha creado buenas pantalla, con su tecnología SuperLCD los taiwaneses realizan paneles con buen brillo, buenos ángulos de visión y una buena interpretación de colores, unido a una buena densidad de píxeles en los dos casos, todo lo que sea superior a los 300 ppp, es más que suficiente para la mayoría de los mortales.

Dentro del hardware nos encontramos con los procesador de moda para sus segmentos –o lo debería ser para los terminales serios– para la gama media, Qualcomm promete que el Snapdragon 400 tendrá un buen rendimiento y un consumo reducido, algo muy importante viendo que la gama media actual viene con baterías algo cortas.

El HTC One usa el hermano mayor, el Snapdragon 600, seguramente el mejor procesador que hay en el mercado –o uno de los mejores si las unidades testimoniales del Exynos 5 Octa cuentan para vosotros–.

En el apartado multimedia podemos destacar dos cosas, el sistema de audio HTC BoomSound con la colaboración de Beats Audio y la cámara trasera de tipo UltraPixel, poco que reprochar a ninguno de los dos, ya que comparten todas estas cosas

Todo esto viene movido por Android Jelly Bean con la capa de personalización Sense 5. El HTC One está recibiendo sus actualizaciones a 4.2.2 poco a poco, mientras que el HTC One mini, saldrá de fábrica con la última versión de Android –en la actualidad, cuando llegue a las estanterías de las tiendas seguramente no– y una de las dos mejores capas de personalización del mercado, pocas diferencias puede haber ahí.

Lo que no comparten

Lateral microSIM

Precios acordes a su segmento, mientras el HTC One salió al mercado con un precio competitivo, rozando los 700 euros, al igual que el resto de la gama alta, y poco a poco ha ido bajando hasta los 600 euros.

El HTC One mini sale a un precio de gama alta sin serlo, terminales como el Sony Xperia Z o el Samsung Galaxy S4 cuestan unos euros más y son mucho mejores.

Además de que otros terminales con especificaciones superiores como son el Samsung Galaxy Note II o el Samsung Galaxy S III están a un precio 100 euros inferior.

El resto de apartados casi son iguales, y me explico, está claro que el Snapdragon 600 con 2 GB de RAM rinde más que el Snapdragon 400 con solo 1 GB de RAM.

Pero un procesador dual-core con 1 GB de RAM y un sistema operativo optimizado es más que suficiente para el 80% de los usuarios.

Parece una locura lo que estoy diciendo, pero es la verdad, pocos de nosotros notamos las diferencias de rendimiento si no tenemos otro dispositivo superior para comparar y nos parecen tiempos de carga más que aceptables, si no cronometramos el tiempo de espera.

Conclusiones

Para mí, sí que tenemos un HTC One en pequeño. Puede que no sea un terminal igual de potente y con resolución Full HD, pero tenemos un producto con unos excelentes acabados, una calidad de pantalla muy buena, un sistema multimedia novedoso y diferente, además de imposible de igualar por otros terminales de su segmento –en especial el tema del audio– y el respaldo de HTC con su capa de personalización Sense 5.

Spin-off

¿Qué pasará con este HTC One mini? Pues seguramente caiga en el olvido y solo algunos nos acordemos de él, y pensemos que el mejor gama media del mercado ha sido fabricado por HTC –al igual que en el 2012–, porque al final, se acabarán imponiendo en ventas otros como el Samsung Galaxy S4 Mini, Samsung Galaxy S III Mini o el Sony Xperia SP, en ese segmento tan olvidado de la “alta” gama media.

¿A vosotros qué os parece este HTC One mini? ¿Estáis de acuerdo conmigo? Ya sé de antemano que no.