Probamos la funda Snugg en madera de bambú para el Samsung Galaxy S III

Última actualización el 26/11/2013 a las 18:28

Con unos terminales cada vez más caros no es de extrañar que cada vez es mayor el número de propietarios que quiere tener su smartphone bien protegido ante golpes y caídas.

Es una de las razones por las que proliferan las fundas y protectores de todo tipo, material, aspecto y color para nuestro móvil.

Funda Snugg para el Samsung Galaxy S III

Dicho esto hay que matizar que no todos los modelos tienen el mismo catálogo disponible y solo los más populares y los que ofrecen un mayor número de ventas, tienen a sus pies un elenco casi interminable en el que elegir.

Es el caso por ejemplo de los iPhone o de muchos terminales Samsung.

Estas dos semanas hemos estado probando una funda Snugg para el Samsung Galaxy S III pero con una característica muy especial, y es que está fabricada con madera de bambú, lo que le permite a nuestro terminal tener un toque de distinción frente al resto.

Vamos a ver que tal ha sido el día a día.

Primeras impresiones

Funda Snugg para el Samsung Galaxy S III

Embalada de forma más que correcta lo primero que llama la atención una vez la sacamos de la caja es su aspecto compacto y resistente, combinadas ambas características con un peso liviano.

Si por fuera la terminación en madera presenta un acabado impecable, por dentro no lo es menos, con una protección para el móvil digna de mención.

Aspecto

La carcasa protectora viene compuesta por dos partes que se unen una vez las hemos encajado. Primero introducimos la parte superior, con cuidado y paciencia pues su ajuste está tan logrado que llega a costar trabajo deslizarla.

El temor que teníamos de ocasionar algún arañazo en la parte trasera del terminal se vio anulado cuando comprobamos como la parte interior posee una fina capa de un tejido que permite que no existan roces de ningún tipo.

Una vez encajada la parte superior procedemos de igual manera con la inferior, hasta que ambas se conectan con una junta metálica que hace unión.

Pese a la seguridad que otorga esta junta, el encaje es tan bueno que de no existir no habría problema alguno de que se pudiesen separar.

Usabilidad

Funda Snugg para el Samsung Galaxy S III

Una vez encajada no se aprecia ningún tipo ni de holgura ni de crujimiento en el momento de hacer uso del móvil, incluso con cambios de temperatura que podrían provocar que el material cediera.

Este buen ajuste tiene como contrapartida que si queremos quitar la funda por ejemplo para cambiar la batería, nos va a costar un gran trabajo, debiendo usar más maña que fuerza, o incluso la combinación de ambas.

El terminal en el que la hemos probado, un Samsung Galaxy S III, no es precisamente un teléfono pequeño y pese a hacer uso de esta funda protectora no hemos notado un excesivo aumento general de tamaño.

Estamos hablando de madera, hay que tenerlo en cuenta. El peso es otro aspecto a tener en cuenta y este no sufre un incremento destacable, ya que si por algo destaca la funda Snugg es por su ligereza, siempre teniendo en cuenta el material del que está hecha.

Disponibilidad y precios

La funda Snugg solo se puede encontrar en la página oficial y si bien en este caso tiene un coste de 34,99 euros, hay modelos a precios má económicos, variando tanto por el material empleado como el terminal al que va destinado.

Conclusión

85

Se trata de un funda que en primer lugar cumple con el objetivo primordial como es proteger el móvil frente a caídas y golpes, pero es que además lo protege con estilo.

Es cierto que su aspecto llamativo ofrece como una relativa contraprestación un pequeño aumento de peso y de tamaño, pero si eso no nos importa, seguro que esta funda puede hacer que usar el móvil sea una delicia