Close Button

Aunque estamos en Andro4all y se nos supone a todos amantes de los productos con el sello Android, a nadie puede escapar que ayer Apple presentó en su keynote la nueva gama de iPhone con la que pretende competir este año en el mercado. ¿Hemos dicho gama? Sí, gama, pues aunque en Apple juraban y perjuraban que ellos nunca sacarían una versión inferior de su terminal, este año se han visto obligados por el mercado a ofrecer una versión “más pobre”, eso sí, a un precio sensiblemente elevado, y es que como se suele decir, donde dije digo, ahora digo Diego…

Competencia iPhone 5S iPhone 5C Android

Apple se desdice de sus palabras y al igual que con el iPad mini, ahora encontramos dos iPhone. De todo ello los compañeros de Applesencia han hecho una cobertura excelente y han expresado su opinión en artículos muy interesantes y tremendamente objetivos. No os los perdáis.

iPhone 5c, buscando el usuario de Android

Pero volviendo al tema en cuestión, encontramos como desde Cupertino han realizado una extraña maniobra. Por un lado han presentado el iPhone 5c, un terminal potente, sí, pero que mantiene casi todas las características del iPhone 5 anterior, si bien con una nueva carcasa, de peores materiales y más colorida, con accesorios como esas horribles carcasas de lunares que abaratan aún más el producto. ¿Es este el iPhone más asequible? ¿El modelo para aquellos que quieren introducirse en el mundo iPhone? Puede ser esa la idea inicial pero por un precio de partida de 600 euros libre por un terminal con tecnología del año pasado… en Android encontramos opciones mucho más interesantes. Por otro lado un terminal económico es el Google Nexus 4 con su precio irresistible, no un modelo de más de 500 euros.

Con el iPhone 5c Apple ha descontinuado el iPhone 5, ya que ambos son prácticamente idénticos, buscando atraer a un público más joven, dejando el iphone 4S como iPhone más barato, pudiendo obtenerlo gratis con un contrato de 2 años y una media mensual de 60 euros. Volvemos a topar con el mismo problema, Apple y los precios. Otro aspecto a tener en cuenta es que tanto Apple como los “fanboys” de la marca de la manzana mordida se reían del plástico de Samsung y ahora… ocurre lo mismo que cuando hablaban del exagerado tamaño de las pantallas de 4 pulgadas.

iPhone 5S Sensor biométrico

iPhone 5s, lo que pudo ser y no fue

El iPhone 5s es inicialmente otro cantar, una auténtica maquina, como suelen ser los terminales de Apple pero que tiene un problema, la coletilla “S”. ¿Que quiero decir con esto? Que como con cada terminal que añade esta letra al final estamos ante un modelo que solo añade algunos retoques al modelo anterior. Más potencia, ahora con el chip A7 (eso sí, con arquitectura de 64 bits), mejor cámara y un sensor biométrico que aunque Apple no ha inventado a sabido aplicar y sobre todo publicitar como nadie.

La utilidad final del sensor dudo que sea algo a destacar, pues si dejamos a alguien el terminal no se como puede funcionar, pero lo que si es cierto es que mientras antes Apple presentaba novedades ahora… hace lo mismo que todos los fabricantes. Más potencia, mejor cámara y en este caso más precio, pues el modelo tope de gama cuesta 899 euros, casi 200 euros más que el Android más caro, ahí es nada.

Por otro lado el iPhone sigue con lastres muy importantes como el hecho de tener un sistema como iOS, que aunque maquillado ahora en la versión iOS 7, sigue siendo un sistema operativo muy cerrado a la vez que simplón y poco personalizable. iOS 7 es un pastiche de iOS, Windows Phone y Android, un quiero y no puedo que supongo será la antesala de lo que pretende Apple para el año que viene, porque ese año si toca un iPhone nuevo de verdad.

¿Puede resultar interesante un iPhone 5s para un usuario de Android?

Aunque hay gustos para todo, dudo que un usuario de Android consideré a día de hoy viable e interesante el pasarse a una plataforma como iOS y a un iPhone, volviendo a una pantalla de 4 pulgadas y proporciones más que disctutibles. Apple ofrece buenos productos pero adquirir un iPhone xS es la opción menos interesante. No supone un salto significativo y la competencia cada vez es más dura.

Apple ya no marca el camino, hace lo mismo que todas las empresas del sector. Ellos añaden el sensor biométrico sí, algo que ya en el pasado uso el Motorola Atrix, pero HTC por ejemplo innova con la cámara ultrapixel, LG con el botón trasero en el LG G2, Sony con la resistencia al agua o Samsung con los sensores.

Quiero decir que no hay que dejarse engañar por la maquinaria publicitaria de Apple, su mejor arma, apoyada por una legión de medios afines, un arma con la que vende algo que es habitual como un gran avance. Todas las empresas innovan y Apple ya no lo hace como antes, pese a quien pese. Tim Cook no es Steve Jobs y eso se nota.

Por lo tanto Apple ha presentado un terminal mediocre, un iPhone 5 abaratado en costes pero superior en precio, con la idea de ganar adeptos, cuando en Android o incluso en Windows Phone hay mejores opciones. El iPhone 5s sí es una gran maquina, equivalente a los grandes en Android, pero con un precio muy superior y una estética con 3 años de continuismo a sus espaldas. Hoy por hoy Android manda, pese a que desde la acera de enfrente traten de hacer ver lo contrario.

En Apple y su entorno hay inquietud y por eso abundan los artículos del tipo Apple vuelve a adelantar a la competencia o Apple da un golpe en la mesa. Apple ya no tiene el control, eso lo saben y su futuro no es tan nítido como hace unos años. El motivo de esas reacciones de euforia desmedida es ese y el ver que Apple no ha presentado algo revolucionario que muchos esperaban.

Temas relacionados: iPhone

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR