Close Button
Compartir

Si eres residente en España seguro que estás al tanto de las últimas noticias. El gobierno, o los sucesivos gobiernos, han puesto empeño en perseguir la mal llamada piratería, concepto así enfocado por los grandes majors de la industria del entretenimiento, ya sea cine, libros, música, software, etc… Este punto de vista se ha visto aupado por los medios de comunicación, ese tercer poder, dominados por el partido político de turno y por las grandes corporaciones.

Root

Pero detrás de esta definición errónea se esconden muchos más factores que no cabrían en un solo artículo. Hace poco nuestro compañero Miguel Regueira en Xombit opinó en un excelente artículo sobre el porqué cree que la piratería no es algo bueno.

Servidor opina distinto, y supongo que cada uno de vosotros tendrá su opinión formada al respecto. Pero si ahondamos un poco más, ¿que puede suponer esta interesada modificación?

El nuevo borrador del articulado establece como delito la modificación de hardware para desproteger o alterar programas de ordenador. La duda que nos puede asaltar entonces es si esta modificación puede poner en peligro tanto el jailbreak en dispositivos iOS o el root si somos usuarios de un terminal Android, puesto que al alterar el software podemos acceder a funciones antes bloqueadas.

Antes de entrar en materia vamos a repasar cuales son las modificaciones que se pretenden a llevar a cabo en el articulado de nuestro Código Penal, modificaciones que con este borrador pueden poner el root contra las cuerdas:

4. Será castigado también con una pena de prisión de seis meses a tres años quien, con una finalidad comercial, fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio principalmente concebido, producido, adaptado o realizado para facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador o cualquiera de las otras obras, interpretaciones o ejecuciones en los términos previstos en el apartado 1 de este artículo.

Será castigado con la pena de prisión de seis meses a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses el que, con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio de tercero, explote económicamente, en especial mediante la reproducción, plagio, distribución o comunicación pública, en todo o en parte, una obra o prestación literaria, artística o científica, o su transformación, interpretación o ejecución artística fijada en cualquier tipo de soporte o comunicada a través de cualquier medio, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios.

La misma pena se impondrá a quien, en la prestación de servicios de la sociedad de la información, facilite el acceso o la localización de obras o prestaciones protegidas ofrecidas ilícitamente en Internet, sin la autorización de los titulares de los correspondientes derechos de propiedad intelectual o de sus cesionarios, siempre que cumplan cumulativamente las siguientes condiciones:

1º) Participe adquiriendo conocimiento o control de los medios por los que se facilite el acceso o la localización de las obras o prestaciones ofrecidas ilícitamente, en la vulneración de los derechos de forma significativa considerando, entre otros, su nivel de audiencia en España o el volumen de obras y prestaciones protegidas no autorizadas;

2º) desarrolle una labor específica de mantenimiento y actualización de las correspondientes herramientas tecnológicas, en particular ofreciendo listados ordenados y clasificados de enlaces a las obras y prestaciones referidas anteriormente, aunque dichos enlaces hubieran sido facilitados inicialmente por los destinatarios del servicio;

3º) no se limite a un tratamiento meramente técnico o automático de los datos facilitados por terceros con los que no mantenga una colaboración, control o supervisión;

4º) Actúe con ánimo de obtener un beneficio económico directo o indirecto y en perjuicio a tercero.

En estos casos, el Juez o Tribunal ordenará la retirada de los contenidos por medio de los cuales se haya cometido la infracción, previa identificación inicial del contenido infractor, su localización y el derecho que infringe. Cuando a través de un portal de acceso a Internet o servicio de la sociedad de la información, se difundan exclusiva o preponderantemente los contenidos a que se refiere el apartado anterior, se ordenará la interrupción de la prestación del mismo. En estos mismos casos, de manera excepcional, cuando exista reiteración de la conducta tipificada en este número y cuando resulte una medida proporcionada, eficiente y eficaz, se podrá ordenar el bloqueo del acceso correspondiente.

La modificación persigue por un lado la modificación del hardware, los conocidos modchips, que permiten ejecutar software alternativo además de no original. Pero por otro lado busca también la persecución de la alteración del software siempre que con ello se busque el uso de este mismo software obtenido de forma no oficial.

¿Pero que se requiere para que esto sea delito? Por un lado que se lleve a cabo con ánimo de lucro y por otro que se use para ejecutar aplicaciones, como el sistemas diría, “pirateadas”. En el primer caso está claro que nadie efectúa el root a un terminal con ánimo de lucro, pues además no conozco tiendas que se dediquen a eso y lo cobren. Por otro lado es cierto que un terminal puede ejecutar aplicaciones “pirateadas”, pero para ello no se precisa ser root. El ser root lo que permite es acceder a todo el sistema y dotar a nuestro teléfono de funciones que antes le estaban bloqueadas, algo que hace que no pueda ser sancionable.

Está claro que el root no es el objetivo del futuro articulado, por ahora, pero no iría desencaminado en un futuro no muy lejano, sobre todo si recordamos que con la presión de Apple, el jailbreak llegó casi a ser considerado ilegal en los Estados Unidos, algo que aunque fue anulado, aún siguen persiguiendo.

Por ahora el root no está perseguido, pues hay compañías que hasta lo aceptan, si bien no es el caso de todas. Empresas como Samsung han instalado sistemas que detectan si el sistema ha sido rooteado con un pequeño aviso en el recovery, aviso que solo puede ser eliminado siendo a su vez root con aplicaciones como Triangle Away.

Se trata de un tema contradictorio en el que sobre todo valoramos y esperamos tu opinión al respecto. ¿Estás a favor o en contra del _root o en su caso del jailbreak? ¿Consideras que puede o debe ser perseguido por la normativa legal?.

Temas relacionados: iPhone, Otros Android

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!