Close Button

Ha sido uno de los protagonistas la semana pasada durante el arranque del IFA 2013, la feria berlinesa de tecnología fue sin duda alguna el Samsung Galaxy Note 3. De este gran terminal, y gran lo decimos haciendo referencia a todas las acepciones posibles, se han detallado muchas de sus características, pero sin embargo se han pasado por alto algunos aspectos muy importantes, máxime si tenemos en cuenta que se trata primordialmente de un teléfono.

Compañía de semiconductores Qualcomm

Y uno de estos aspectos que han pasado de puntillas por los medios especializados es el que hace referencia a la conectividad. Todos conocemos que los terminales de gama alta incluyen un, podríamos decir, paquete de conectividad común, en el que varían pequeños aspectos. En el caso del phablet coreano este se caracteriza por incluir soporte para redes LTE, algo de lo que carecía el modelo anterior, el Samsung Galaxy Note II y que lo viene a igualar al reciente Samsung Galaxy S4 LTE. Sin embargo la novedad no es tanto la inclusión del LTE, sino la forma en que el terminal hace uso del mismo.

Qualcomm QFE1100

Qualcomm,a la firma que proporciona el chip encargado de estas tareas, ha anunciado que el Samsung Galaxy Note 3 posee un nuevo chipset desarrollado por ellos para gestionar la conectividad LTE, que llamado QFE1100, ofrece un importante ahorro de energía.

Según Qualcomm, se trata de una de las mayores apuestas de la compañía en los últimos años, un chip que basa su funcionamiento en la variación de la cantidad de energía usada según la potencia de la señal. Esto es posible ya que el chipset QFE11 cuenta con la tecnología Envelope Tracking (rastreo envolvente), que permite que la cantidad de energía usada para rastrear la señal varíe en función de la potencia de la misma.

Qualcomm QFE1100

La cobertura, o mejor dicho, la potencia con que nos llega la señal, puede variar de un punto a otro, y mientras hasta ahora el teléfono usaba la misma cantidad de energía tanto si la señal es de difícil acceso o por el contrario ofrece una buena cobertura, ahora este nuevo desarrollo hace que la energía empleada en el amplificador cambie constantemente dependiendo de la fuerza de la frecuencia que esté detectando en cada momento, algo que según Qualcomm puede suponer hasta un ahorro del consumo de un 20% y un 30% menos de calor generado.

Además desde Qualcomm aseguran que se trata de un primer paso encaminado a unificar en un único chip la posibilidad de dar cobertura mundial a toda la red LTE, ahorrando una importante cantidad de dinero a los fabricantes a la hora de desarrollar sus productos, que de esta forma podrían compartir un mayor número de componentes, sea cual sea el mercado al que van destinados.

Temas relacionados: IFA Berlin, Samsung Galaxy Note

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR