Close Button
Compartir

El problema surge cuando hay aspectos de un mismo sector que avanzan más rápidamente que otros. Por ejemplo, a la hora de hablar de smartphones u otros gadgets Android, cada día vemos cómo estos equipan pantallas con más resolución, más megapíxeles para su cámara o procesadores más potentes. Sin embargo, la evolución en otros aspectos como el software no es tan agresiva, y entonces es cuando toda esta potencia bruta puede ser excesiva, dado que con casi toda probabilidad, no habrá aplicación, juego o función que la aproveche al máximo. La pregunta que surge es: ¿De verdad hay tanta diferencia práctica entre un SoC actual y otro de una generación anterior?

sony-xperia-z1-qualcommCuando hablamos de avance tecnológico, casi automáticamente se genera un debate que parece no tener fin, especialmente cuando se trata el tema en el sector de la telefonía móvil. Son muchos los usuarios a los que no les parece del todo correcto lo deprisa que avanza este mundillo, con renovaciones de dispositivos cada pocos meses, muchas versiones de un mismo equipo en los que los cambios no son demasiado significativos, etc. Por contra, también existen aquellos a los que este ritmo de evolución les resulta perfectamente lógica y necesaria.

Precisamente esta es la diferencia que en este caso destacaremos en dos terminales de la firma japonesa Sony como son el recién presentado Sony Xperia Z1 y el Sony Xperia Z. Mientras que el predecesor monta un Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos de la casa Qualcomm, su actualización presenta un Qualcomm Snapdragon 800 que, al menos sobre el papel, es varias veces más potente que el primero. En el siguiente vídeo, veremos una comparación que enfrenta a ambos terminales, y que se centra exclusivamente en la velocidad de respuesta:

Como vemos, el Sony Xperia Z1 (a la derecha) es notablemente más rápido. Si bien en las transiciones entre escritorios apenas se puede apreciar diferencia alguna, estas empiezan a observarse a la hora de abrir aplicaciones. Desde entrar al cajón de aplicaciones hasta ejecutar la cámara o la galería de fotos, la velocidad de respuesta es un tanto más ligera en el nuevo dispositivo, aunque la diferencia, como es lógico, no va más allá de un pestañeo rápido.

Es evidente que el superior rendimiento del Snapdragon 800 con sus 4 núcleos Krait 400 corriendo a 2,3 GHz cumple su acometido. La pregunta ahora es, ¿realmente merece la pena el cambio de un dispositivo a otro si atendemos solamente a la potencia? ¿Es necesaria una renovación tan temprana?

Temas relacionados: Sony Xperia

Compartir
HBO Max logo
Suscríbete a HBO Max con un 50% de descuento de por vida Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!