Close Button

Protagonista esta semana de un gran número de medios, el HTC One Max ya es una realidad y se encuentra cada vez más cerca Han sido muchas filtraciones y rumores más o menos interesados pero finalmente todas sus características, esas por las que muchos suspiraban y otros temían se han hecho realidad.

Render del HTC One Max y el HTC One

Básicamente el HTC One Max es un HTC One pero más crecido. Esta aseveración se debe sobre todo al hardware que ambos dispositivos usan y que es prácticamente idéntico. Y no lo es totalmente porque en el nuevo producto de la marca taiwanesa, un phablet, la pantalla crece de las 4,7 a las 5,9 pulgadas, un aumento considerable que lo es más por el uso de los dos altavoces frontales.

Pero antes de nada vamos a ver sus especificaciones:

  • Pantalla Full HD de 5,9 pulgadas con 349ppp.
  • Procesador Qualcomm Snapdragon 600 Quadcore a 1,7 Ghz.
  • 2 GB de RAM disponible en modelos de 16 y 32 GB de Memoria interna ampliables mediante microSD.
  • Android 4.3 y Sense 5.5.
  • Detector de huellas dactilares y Sensor de infrarojos.
  • Cámara Ultrapixel de 4 megapíxelesy frontal de 2,1 megapíxeles.
  • Peso y medidas: 217 gramos / 164,5 x 82,5 x 10,29 milímetros.
  • HSPA+ 42 Mbps y LTE.
  • NFC, Bluetooth 4.0, MicroUSB MHL, GPS, Sensores.
  • Batería de 3300 mAh.

Como vemos el primer aspecto junto a la pantalla que llama la atención es el uso de un procesador Qualcomm Snapdragon 600, el mismo que el HTC One y los modelos de mediados de año, estando un paso por detrás del Qualcomm Snapdragon 800 que usa la competencia más directa. ¿El motivo? Pues parece ser que Qualcomm considera a HTC una empresa de segundo nivel y vuelca su producción en otros fabricantes como Samsung, Sony o LG, algo que flaco favor le hace a este por otra parte gran terminal.

El uso de 2 GB de memoria RAM, el estándar en esta generación, hasta la salida del Samsung Galaxy Note 3, es otro factor importante, pues estos junto a la gráfica Adreno 320 y el citado procesador se encargaran de mover el sistema, equipado con Android Jelly Bean 4.3 y con la nueva capa de personalización Sense 5.5. En el apartado de la cámara HTC vuelve a recurrir a la controvertida tecnología ultrapíxel, ya empleada en el HTC One y que ha levantado tantas críticas como alabanzas.

Con semejante tamaño y una construcción en aluminio estaba claro que el terminal iba a pesar, algo que ya ocurría en su hermano menor. En este caso el peso se dispara hasta los 217 gramos y es que el hecho de usar materiales de calidad, algo en lo que HTC siempre destaca, y es de agradecer, tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes, y este es uno de ellos, un peso de casi 60 gramos más que el Samsung Galaxy Note 3. Además y en esta versión la parte trasera es desmontable y si bien no podemos acceder a la batería, que es fija, si podemos hacer uso de un slot para tarjetas micsroSD, algo que siempre viene buen y de lo que carecía el HTC One.

Pero sin duda la gran novedad es el sensor de huellas que equipa y que frente a la “defectuosa” propuesta presentada por Apple, aquí adquiere una nueva dimensión, pues es capaz de memorizar hasta tres dedos diferentes para activar el desbloqueo del terminal y lanzar de este modo, hasta tres aplicaciones, una nota diferenciadora frente a la competencia y que puede suponer un aliciente para algunos compradores.

HTC One Max Sensor

El HTC One Max tiene prevista su salida a la venta lo largo de este mes, siendo Europa el primer mercado que podrá disponer del primer phablet de los taiwaneses. El precio aún no se conoce, pero conociendo los precios algo más elevados de HTC se espera que se situé entre los 649 y 749 euros. El resto de los mercados lo irán recibiendo en la última parte de este año 2013.

Como conclusión estamos antes un gran terminal pero que presenta tres problemas que pueden ser importantes. Por una parte el peso y tamaño, 217 gramos se antojan a todas luces excesivos, máxime si los sumamos a 6 pulgadas de pantalla aumentadas con el uso de los excelentes altavoces frontales HTC BoomSound. Por otra parte el procesador, situado un escalón por debajo de sus rivales, ya sea por culpa de HTC o por otro tipo de decisiones, algo que puede marcar una compra. Y en tercer lugar, el precio, pues si sale a los mercados con un precio cercano a los 700 euros, nada descabellado, va a tener serias dificultades para competir con terminales como el LG Optimus G Pro, el Sony Xperia Z Ultra y sobre todo el Samsung Galaxy Note 3, que ya se pueden adquirir buscando en la red por cerca de 600 euros.

Un terminal que salvo el lector de huellas dactilares, no ofrece nada, no ya revolucionario, sino nuevo, para atraer al comprador y que puede hacer más difícil la recuperación de HTC en el caso de que esta fuese una de sus grandes apuestas. Un dispositivo en resumen que llega unos meses más tarde de la que tenía que haber sido su fecha de salida para ser una opción interesante para muchos.

Actualización:

Acaba de filtrarse el posible precio del HT One Max y de ser real es un precio desorbitado y prohibitivo. Un precio que gira en torno a los 900 dólares, exagerado, teniendo en cuenta que su competencia directa tiene un coste de casi 300 euros menos.

Temas relacionados: Móviles, Samsung Galaxy Note

Comentarios
Facebook
Twitter
Whatsapp
Pinterest
Telegram
COMPARTIR