×

Cómo mejorar la eficiencia de la batería en el Samsung Galaxy S III

Última actualización el 11/06/2020 a las 13:55

Hoy en Andro4all queremos ofreceros una vez más una serie consejos para que la batería de vuestro smartphone logre sobrevivir más horas sin recargarse. En esta ocasión nos centraremos en uno de los dispositivos más vendidos de los últimos años, el Samsung Galaxy S III, ya que sabemos que muchos de vosotros continuáis disfrutando con este gran terminal. ¡Vamos allá!

Llega Jelly Bean 4.1.2

Baterías de más amperaje

Evidentemente, una de las formas más sencillas para mejorar en este apartado es la del uso de otras baterías de distinta capacidad a la original, que pueden ofrecernos un amperaje mucho mayor al de la de fábrica. Otra opción es la de llevar una batería extra siempre a mano para cambiarla cuando nos sea necesario. Aprovechando la posibilidad del Samsung Galaxy S III que nos permite extraer la batería, este apartado se convierte prácticamente en obligado cumplimiento si queremos

Si queréis hacerlo siempre podéis comprar una batería de 4200 mAh, como la que podéis encontrar en bateria.es, o lo que es lo mismo, 2100 mAh extra, justo el doble. Con esto, las horas con el smartphone lejos del cargador se verán multiplicadas.

Brillo de pantalla

Detalle de la pantalla del Samsung Galaxy S IIIComo todos sabéis, el elemento que más rápidamente drena nuestra batería es el panel del dispositivo. Todos los equipos ofrecen la posibilidad de que el brillo se adapte automáticamente gracias a los sensores de luminosidad, y aunque esto ya permite ahorrar bastante batería, todavía podemos ser más eficientes en este aspecto.

Os proponemos un control totalmente manual para poder poner el brillo siempre al mínimo indispensable, y es que en la mayoría de las situaciones podremos ver nuestra pantalla igualmente con menos luminosidad de la que nos pone el sistema automático. Aunque no es lo más cómodo, las diferencias pueden ser muy importantes al final de la jornada, pudiendo aumentar el tiempo de pantalla activa y las horas totales notablemente.

Conexiones inalámbricas y sincronización

Novedades en el BluetoothAunque todos sabemos lo necesarias que son las conexiones inalámbricas hoy en día, este punto consigue en muchos casos malgastar la batería innecesariamente, perjudicando seriamente a la autonomía del terminal. Existen conexiones, como el GPS, que aunque estén activadas, no consumen energía si no se está utilizando específicamente, como por ejemplo, en un viaje.

Sin embargo, otras como el Wi-Fi o el Bluetooth gastan en cualquier caso siempre que estén activadas, aunque en las últimas versiones de este último (3.0 y 4.0, que es la del Samsung Galaxy S III), se han conseguido grandes avances a la hora de reducir su consumo.

Mención a parte merece la función de sincronización, que nos permite, entre otras cosas, recibir los correos electrónicos prácticamente al instante, o recibir una notificación cuando nos invitan a un evento en Facebook. La mala noticia es que su consumo es muy acusado al recibir información constantemente, por lo que la duración de nuestra batería se verá claramente resentida. Os recomendamos poner especial atención a esta característica, y solo tenerla activada en casos en los que realmente sea necesario. Así mismo, podemos seleccionar por separado aquellas aplicaciones que sí se sincronizarán y las que no, e incluso algunas también permiten ajustar la frecuencia. Por ejemplo, podremos tener en sincronización las cuentas de Google, y tener desactivados Facebook o Twitter.

Juiced Defender y otras apps

Pese a que muchos aún son reticentes al uso de este tipo de programas, lo cierto es que existen algunos que sí pueden llegar a favorecer positivamente la autonomía de nuestro Galaxy S III. La mayoría se centran en automatizar los ajustes que hemos comentado anteriormente como el brillo y las conexiones, aunque otras más elaboradas nos ofrecen muchas más posibilidades.

En este artículo de nuestro compañero Óscar vemos analizadas algunas de estas aplicaciones, entre las que destacamos Juiced Defender por ser una de las más descargadas y con más comentarios positivos entre los usuarios. Algunas de ellas necesitarán permisos root.

Root

Detalle del Samsung Galaxy S III en modo ODINEl hecho de conseguir acceso root en nuestro dispositivo nos permitirá, entre otras cosas, alargar la duración de nuestra batería. Gracias al detallado tutorial de nuestros compañeros de Rootear, completar el proceso será coser y cantar, y ya podremos empezar a “retocar” el terminal.

Desinstalando apps de sistema

Pese a que muchas aplicaciones de sistema son necesarias para el correcto funcionamiento del smartphone, otras no lo son, pudiendo prescindir de ellas sin ningún tipo de problema. Aunque por lo general no es así, algunas se activan en segundo plano automáticamente, hecho que, además de datos de nuestra conexión a internet, ayudará a consumir nuestra batería y otros recursos.

Si ya tenemos permisos de superusuario, desinstalar estas aplicaciones con un explorador de archivos u otras aplicaciones que lo permitan será una buena solución. Por ejemplo, alguien que sepa que no le dará uso a Google Maps, podrá deshacerse de ella. Eso sí, debemos tener mucho cuidado con lo que borramos, ya que puede ser esencial para el terminal.

De todas formas, si todavía no queremos hacer root, también tenemos la posibilidad de desactivar las aplicaciones y funciones a las que no les demos uso.

ROMs, Kernels, underclock y undervolt

Después de rootear nuestro terminal, se nos abrirá otro interesante abanico de opciones. Muchas ROMs modificadas ya suelen consumir menos que las oficiales, ya que los cocineros cambian parámetros, eliminan aplicaciones de dudosa utilidad y utilizan otros kernels modificados. En XDA encontraremos decenas de ROMs y kernles para nuestro Samsung, y en HTCMania también encontraremos mucha ayuda.

Con estos kernels también podremos limitar la frecuencia de nuestro procesador para que éste requiera menos energía, y de la misma forma, algunos kernels también permiten controlar las frecuencias de la GPU. También podremos tocar a la baja los voltajes a los que trabaja el terminal, lo que se denomina undervolt. Si jugar con las frecuencias del equipo puede llegar a dañarlo, con esta posibilidad también debemos tener mucho cuidado a la hora de manipularlos.

Por ejemplo, con aplicaciones como SetCPU y un kernel que lo permita, tendremos acceso a estas modificaciones, y podríamos limitar los 4 núcleos del terminal a 1,2 GHz o a lo que queramos, sin perjudicar al funcionamiento del equipo.

Hasta aquí llega nuestro repaso a algunos de los conejos más útiles para conseguir un buen ahorro de batería. Esperamos, querido lector, que te sean de gran utilidad, y por supuesto, nos gustaría conocer tu experiencia y trucos particulares. ¡No dudes en compartirlos en los comentarios!

VER COMENTARIOS

Recomendado