Close Button
Compartir

Este año que estamos a punto de terminar seguramente no pasará a ser uno de los mejores para Samsung, al menos si lo basamos en el éxito obtenido con su buque insignia hasta hace poco y el teléfono destinado a ser el superventas de cada año, el Samsung Galaxy S4con permiso del Samsung Galaxy Note 3, el cual juega en otra liga diferente.

Stand de Samsung en el MWC

Pese a que las ventas no han sido ni mucho menos malas, estas no han sido todo lo que se esperaba desde la empresa coreana, por lo que muchas voces apuntan a que desde Corea del Sur pueden estar incluso barajando la posibilidad de adelantar el lanzamiento de su sucesor, el Samsung Galaxy S5.

Con toda esta información, un lector que no estuviese demasiado al tanto podría pensar que las cifras obtenidas por el Samsung Galaxy S4 han sido paupérrimas y sin embargo nada más distante de la realidad si se mira todo en su conjunto

En junio las ventas de Samsung Galaxy S4 se mostraron inferiores a lo esperado, algo que provocó que las acciones de Samsung cayesen un 6% después después de esta bajada en las ventas. Sin embargo y pese a estos datos, recientemente el CEO de Samsung, JK Shin, en un comunicado afirmó que las ventas de Samsung Galaxy S4 han superado recientemente a la marca de los 40 millones, una cifra nada despreciable que para sí quisieran otros fabricantes. Para poner en perspectiva este resultado basta con mirar atrás y comprobar como el Samsung Galaxy S III tardó siete meses antes de alcanzar esa cifra.

¿Entonces cual es el problema? ¿Que esperaba Samsung? Al parecer la empresa coreana está decepcionada, pues pese a ser el terminal Android que experimento una venta más rápida, no en vano solo en el primer mes se vendieron casi 10 millones de unidades, repitiéndose la cifra en junio, ha ido bajando en los meses siguientes, siendo agosto por ejemplo un mes en el que "solo" se vendieron 5 millones de Samsung Galaxy S4.

Es esta desaceleración la que tiene preocupada a Samsung que ve como se frena de forma notoria el éxito de su terminal, pese a los esfuerzos por sacar al mercado versiones potenciadas, como el reciente Samsung Galaxy S4 con procesador Qualcomm Snapdragon 800.

El problema puede tener dos raíces, y es que por un lado la situación económica actual, unida a la plena funcionalidad de que aún dispone el Samsung Galaxy S III, hacen que muchos potenciales compradores pospongan el cambio, esperando incluso una generación más. El segundo motivo puede estar relacionado con este primero y es que la evolución, tanto en software, como en hardware ha sido mínima, a lo que hay que unir que quizás el comprador se ha hastiado de la línea impuesta por Samsung.

Opiniones personales aparte, está claro que en Samsung necesita un pequeño giro para volver a atraer la atención de algunos usuarios desencantados con sus últimas maniobras como la implementación de KNOX o en mayor medida los fallos como los que se están dando en las baterías o pantallas del Samsung Galaxy S4.

Temas relacionados: Samsung Galaxy

Compartir
HBO Max logo
Suscríbete a HBO Max con un 50% de descuento de por vida Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!