Close Button
Compartir

Hace unas semanas que hemos visto a Samsung recular en lo referente a las demandas interpuestas a Apple, anunciando que dejarán de presentar demandas contra los padres del iPhone. Este hecho es especialmente significativo en la Unión Europea, donde ya se había avisado a Samsung de que sería multada por aprovecharse de todas sus patentes y perjudicar a la competencia libre.

Salón de actos del Samsung Unpacked Después de más de dos años de litigio parece ser que por fin el caso Apple contra Samsung está cerca de su fin. Recordamos que los de Cupertino iniciaron el proceso legal vistas las semejanzas entre los dispositivos de ambas compañías, lo que obligó a los coreanos a rediseñar sus smartphones y tablets a partir del Samsung Galaxy S3.

Esto no quita para que en suelo estadounidense el fragor de la batalla siga siendo evidente desde la distancia, y ha sido allí donde, después de calcular el nuevo ajuste, se añaden 290 millones de dólares a pagar por el fabricante coreano durante el período de dos años a la empresa de informática estadounidense. Con esta nueva indemnización se alcanza un total de 888 millones de dólares sumado a otros conceptos por los que los asiáticos fueron demandados en materia de violación de patentes.

Recordamos a mediados del año 2012 se llevó a cabo la sentencia que dictaminaba que Samsung debía pagar 1.051 millones de dólares a Apple. Sin embargo, se reemplazó al juez instructor del caso y la nueva juez concluyó en que se debía recalcular la suma, ya que consideraba que este primer cálculo era erróneo.

Ante esta nueva sentencia, desde Apple se han hecho declaraciones que dejan clara la impresión de los de Cupertino sobre el tema:

Para Apple, este caso siempre ha sido algo más que patentes y dinero. Ha tenido que ver con la innovación y el trabajo duro que conlleva inventar productos que la gente adora. Y aunque es imposible poner un precio en esos valores, estamos agradecidos de poder enseñarle a Samsung que copiar tiene un precio.

Para todos aquellos que no tengan muy claro de qué va el tema, recordamos que el asunto colea desde la salida del primer Samsung Galaxy S, hecho que desde Apple se vio como una clara violación de patentes. Desde entonces ambas empresas llevan embarcadas en procesos legales de demandas y contrademandas. Y sin embargo, podríamos estar aún lejos de un final definitivo, ya que los abogados de Samsung podrían apelar y someterse a un nuevo proceso judicial. Ya veremos en qué acaba todo esto, permaneced atentos para saber más novedades.

Temas relacionados: Samsung

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!