Apple quiere prohibir las ventas de algunas viejas glorias de Samsung

Última actualización el 11/12/2018 a las 12:51

Parecía que las aguas habían vuelto a su cauce y que las relaciones entre Apple y Samsung pasaban, sino por un momento plácido, sí por uno de cierta calma, pero nada más lejos de la realidad.

Batalla legal entre Samsung y Apple

El motivo no es otro que la ya manida guerra de patentes, que ya viene de lejor, con un nuevo episodio entre ambos contendientes, en el cual, Apple ha vuelto a solicitar que se prohiban las ventas de algunos terminales de Samsung en estados Unidos.

El motivo en el que sostienen su petición los chicos de Cupertino es el de la violación de varias patentes que aseguran son propiedad de la empresa de la manzana.

Apple ya salió victoriosa de la anterior disputa y ahora pide la retirada de unos dispositivos, la mayor parte de los cuales no e encuentran a la venta y tienen cierta antigüedad.

Se trata de un total de 20 dispositivo entre teléfonos y tabletas, cuya comercialización Apple quiere impedir y entre los que destacan el Samsung Galaxy S4 y la Samsung Galaxy Tab 10.1.

Destacan sobre todo porque en la anterior demanda, el juzgado conocedor del caso ya rechazó prohibir la venta de estos terminales y ello a pesar de la demanda de Apple.

Los chicos de la manzana mordida decidieron recurrir esta “no prohibición” en una apelación con la intención de hacer leña del árbol caído.

Desde Apple afirman:

Samsung dice que ha dejado de vender los modelos que no cumplen con las leyes de patentes, y ha diseñado sus terminales de forma que no la infrinjan por un margen mínimo.

Debido a que Samsung sigue sacando productos nuevos al mercado, una apelación daría a Apple seguridad en futuras demandas contras Samsung en tema de patentes”

La justicia dio la razón a una Apple cada vez más discutida entre los usuarios afirmando que el diseño exterior no puede ser excusa para bloquear la venta de terminales de otras marcas y que basarse en patentes en este sentido no tiene el mayor valor jurídico.

Apple por su parte, viendo como no atraviesa su mejor momento en cuando a críticas, con un iOS 7 que no ha llegado a ser lo que muchos esperábamos y un estancamiento peligroso en sus propuestas, ve como solo en base a demandas y “pataleos” quiere tratar de frenar el imparable avance que suponen Android, dominador en gran parte del mundo y con una mayor presencia cada día en los Estados Unidos.