Close Button
Compartir

Ahora que ya estamos en los últimos días del año, es necesario volver la vista atrás y hacer un poco de crítica sobre la evolución que las principales compañías han experimentado a lo largo de estos meses. Ya hemos visto en detalle cómo les ha ido a LG, Sony o a Google y hoy toca la que a mí más me gusta, HTC.

Sede HTC

El año pasado, por estas fechas, comentábamos que HTC estaba travesando una situación un poco complicada, fruto del poco éxito de ventas que habían experimentado sus dos buques insignia: el HTC One X (X+ más tarde) y el HTC One S. Sin duda, no se trataban de malos terminales (doy fe de ello), pero otras compañías como Samsung y Sony habían conseguido llegar mucho mejor al consumidor, llevándose las ventas.

Principio esperanzador

En este contexto algo complicado, las primeras filtraciones del HTC One auguraban un futuro esperanzador y la posibilidad de que la compañía remontara las ventas. Finalmente, fue el día 19 de febrero cuando se presentó en un evento celebrado en Londres y la verdad es que no dejó indiferente a nadie.

HTC One

Dado que a los pocos días empezaba el Mobile World Congress, pudimos ver como el HTC One se convertía en uno de los principales centros de atención del evento de Barcelona y después de analizarlo en detalle, casi todo eran buenas críticas hacia el terminal. Pero había un pero… estábamos casi en marzo y el catálogo de HTC se limitaba a un único terminal, y además un terminal que se situaba en nada más y nada menos que unos 600 euros de media.

La primavera las cuentas altera

Con el HTC One presentado y esperando su salida al mercado, la sensación general de la gente que se mueve en Android es que había eclipsado al Samsung Galaxy S4. Pero también todo el mundo sabía una cosa… el catálogo era insuficiente y la compañía taiwanesa no sería capaz de remontar el vuelo como se esperaba, ya que el nombre de Samsung tenía mucha más presencia. Y eso que HTC había mejorado la publicidad…

Dejando de lado el fantástico diseño que tiene, el HTC One tenía un as guardado en la manga y este era el apartado multimedia del dispositivo. Pero cuando tuvimos la oportunidad de probarlo, pronto nos dimos cuenta de que tendríamos que hablar más en detalle sobre él, puesto que no era perfecto. Mientras que el sonido, que nuevamente estaba firmado por Beats Audio, era excelente, la gran revolución de los ultrapíxeles no conseguía ofrecer esa calidad tan diferenciada respecto a sus competidores, en especial en lo que a resolución se refiere.

htc

Y por si esto era poco, la cosa se torció. En un principio la gran esperanza de la compañía debía empezar a llegar a los mercados a mediados de marzo, pero a última hora esto no fue así en la gran mayoría de países y operadoras. Ese mes de ventaja que le llevaba al Samsung Galaxy S4 y que le podría haber aportado unas importantes ventas y publicidad a la compañía, al final no sirvió de nada.

Los siguientes meses

Con el HTC One ya a la venta y cosechando buenas críticas (aunque también algunos problemas), luego han ido llegando otros terminales menores (y decepcionantes en su mayoría). En primer lugar se presentó el HTC First, un terminal de gama media que llegaba a los mercados con la particularidad de tener instalado de serie Facebook Home, el launcher que la red social presentó a mediados de abril y del que no hemos oído mucho más. Eso sí, un dispositivo barato con 4G, un detalle que no debemos olvidar. Pero otra vez malas noticias… el proyecto nunca cruzó las fronteras de Estados Unidos.

Gama de colores del HTC first

Como os comentábamos anteriormente, la mayoría estábamos muy extrañados de que únicamente se presentara un terminal durante la primera mitad del año y la espera se terminó con las presentaciones de algunos terminales de gama baja y media. HTC Desire P, HTC Desire Q y HTC Desire L fueron los tres primeros que se anunciaron, aunque solo el segundo ha terminado llegando a Europa. Terminales que realmente no eran malos y con el diseño que caracteriza a la compañía taiwanesa, pero con el mismo lastre de siempre… un elevado precio respecto a sus competidores.

Y las cosas más extrañas estaban aún por llegar, puesto que el HTC Butterfly, un terminal que solo se conocía en Estados Unidos y en Japón, se anunció que se lanzaría también en Holanda a finales de mayo. Bueno, quizás así a simple vista parece casi natural, pero no si tenemos en cuenta que se trata de un dispositivo que se había presentado UN AÑO antes. Y solo faltaba que al cabo de unas pocas semanas escribiera yo mismo un artículo en el que se hacía oficial su versión para este año, el HTC Butterfly S. ¿La competencia del HTC One estaría en su propia casa? Pues parece que no, ya que su presencia es más bien poca.

Los hermanos

Imagen de la gama One de HTC

Y si ya teníamos el HTC One en las tiendas y obteniendo grandes resultados económicos, aún faltaban algunos componentes más en la familia. Antes os comentaba las novedades de la gama Desire, pero estaban por llegar las de los One. Y precisamente no llegaron en forma de sorpresa, puesto que ya se habían filtrado días antes por culpa de un error de la operadora alemana O2.

El primero en hacerse público fue el pequeño de la casa, el HTC One mini. Siguiendo las líneas generales de su hermano mayor, este dispositivo se situaba en una gama media muy copada, pero con los grandes acabados y el excelente diseño con los que la compañía taiwanesa nos tiene acostumbrados. Pero nuevamente, nos encontramos frente a un terminal que supera el precio que debería tener para poder competir con el resto de la competencia. Eso sí, en el vídeo de análisis que le hicimos hace poco ya se veía que era un terminal que tenía bastante que decir.

Y el tercero en discordia era el hermano mayor, el HTC One Max. Después de multitud de filtraciones sobre él, finalmente se hacía oficial este mastodonte taiwanés y la sensación general era de decepción total. Está claro que su competidor más directo tendría que ser el Samsung Galaxy Note 3, la nueva versión de este enorme terminal de los coreanos, pero es que el modelo de HTC se quedaba corto en todo excepto en tamaño. Sí, mantiene la línea del HTC One, pero el procesador que lleva es un “simple” Qualcomm Snapdragon 600 y tanto su peso como tamaño total es demasiado excesivo e incomodo. Aunque tiene algo de “innovador”, un lector de huellas en la parte trasera.

Ahora ya teníamos la gama One completa. El pequeño, el mediano y el grande, pero solo el genuino recibía elogios de todo tipo. Los otros dos, pese a tratarse de buenos terminales y sorprender, como en el caso del HTC One mini, se han visto lastrados terriblemente por un precio a todas luces excesivo viendo la competencia directa.

Más gama media

HTC Desire 601

Y si la gama One es la principal y la que engloba los buques insignia de la compañía taiwanesa, la familia Desire es la correspondiente a la gama media. Muestra de ello ha sido la apuesta que se ha ido haciendo en los últimos meses y que ha agrandado aún más el catálogo existente. En concreto, los últimos en llegar han sido: HTC Desire 200, HTC Desire 300, HTC Desire 500, HTC Desire 501 y el HTC Desire 601.

No todos los terminales han llegado a nuestro país,// puesto que algunas son simples variantes con una o dos ranuras para tarjetas SIM. Son bastantes y deberían ser suficientes para poder generar ventas, pero lo cierto es que exceptuando a la gama One, la presencia propagandística de los HTC es más bien nula y otras compañías como Sony, LG, Huawei y, sobretodo, Samsung, superan en gran medida a los taiwaneses.

Actualizaciones

Otro apartado que toca comentar es el de las actualizaciones. HTC siempre ha sido muy lenta e irregular en este sentido, pero parece que con el HTC One esto cambia notablemente, puesto que tanto la versión 4.2.2, la 4.3 y la 4.4 han llegado con una velocidad impresionante (luego por países esto ha variado). Pero no todo iban a ser buenas palabras por desgracia, y tanto mi querido HTC One S como algunos otros terminales presentados pocos meses antes, se quedaban sin actualizar ni siquiera a Android 4.2.2 Jelly Bean.

Otras noticias

Cuenta con batería no extraíble

Pese a todas estas presentaciones y a la gran calidad con la que firmaron el HTC One, lo cierto es que HTC ha continuado experimentando muchos problemas financieros y si el año pasado ya hablábamos de una situación crítica, en el mes de noviembre se redujeron los beneficios un 27% respecto a los del mismo mes de 2012.

A raíz de esta situación, a lo largo del año la compañía ha experimentado cambios y uno de los rumores que se barajaban era que Lenovo comprara a HTC para así poder crecer a nivel mundial y salir de las fronteras chinas. Pero por el momento, esto se ha quedado en el aire y la única noticia en cuanto a compras ha sido la de Beats Audio, que ha recomprado la parte que HTC había adquirido hace unos años, dando así por finalizado el acuerdo de colaboración que tan buenos resultados había aportado a los últimos terminales taiwaneses.

Con todo, ahora solo falta ver si 2014 servirá para que HTC presente nuevos e interesantes terminales o si bien continuará deambulando por los mercados sin un rumbo fijo. Las primeras filtraciones del sucesor del HTC One ya están por Internet, pero ahora falta que todas las gamas tengan sus correspondientes teléfonos a precios que realmente sean interesantes de cara a los consumidores.

Temas relacionados: HTC, Móviles

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!