Close Button
Compartir

En estas fechas en las que ahora nos encontramos, suele ser habitual echar la vista atrás para ver como ha sido el año que estamos a punto de despedir y plantearnos nuevos propósitos para el año que está a punto de comenzar. Eso si nos lo aplicamos a nosotros mismos, pero ¿y que pasa cuando se trata de una gran empresa?

Estamos en Andro4all y en una serie de artículos vamos a repasar como ha sido el año que ahora da sus últimos coletazos para las empresas más destacadas del panorama Android. En este caso vamos a referirnos a la que podría ser una de las triunfadoras de 2013, no tanto solo por las ventas, sino por el buen hacer que ha demostrado y que confirma lo que muchos esperaban y es que al parecer han optado por coger la senda correcta.

Estamos hablando de LG, la gran empresa coreana que ha sabido sobreponerse a las malas críticas recibidas con anterioridad fruto de una política más que discutible, sobre todo en lo referente a las actualizaciones de sus terminales.

Prometedor inicio

Google Nexus 4 LTE

Los inicios del año fueron prometedores y eso pese a las críticas recibidas junto con Google, por los problemas de existencias del Google Nexus 4 lanzado en noviembre de 2012. Una vez se estabilizó la demanda, las miradas se centraron en un dispositivo excepcional, en el que LG puso todo su buen hacer, una forma de trabajar que aún vio un mejor resultado en forma de otro terminal.

Se trataba del LG Optimus G, el hermano mellizo del Google Nexus 4 que sin embargo mejoraba a este en algunos aspectos como era la cámara, tan discutida en el terminal de Google. Con el LG Optimus G, la empresa coreana presentó un terminal muy potente que pasaba a ser el exponente de lo que debía ser un teléfono tope de gama. El único pero que podemos encontrar es que fue un adelantado, y ello hizo que otros modelos de la competencia mejorasen sus prestaciones, ya sea el Sony Xperia Z primero, y los modelos de HTC y Samsung después. Pero la semilla estaba sembrada y había que recoger los frutos.

Más tarde LG se atrevía con el terreno de los phablets con un producto que presentado en el MWC en el mes de febrero, nos dejó a todos los redactores allí presentes con un gran sabor de boca. Hablamos del LG Optimus G Pro, un impresionante terminal al que muchos achacaban demasiados parecidos con el Samsung Galaxy Note II. Polémicas a un lado, se trataba de un fabuloso terminal que tuvo como única pega el llegar demasiado tarde una gran parte de los mercados, pues en Europa estuvo disponible en septiembre, casi 6 meses después de ser lanzado y a las puertas de la llegada del todopoderoso Samsung Galaxy Note 3.

Y es que tener al enemigo en tu propio país, no deja de crear curiosas paradojas.

Recogiendo frutos

Comparando Nexus 5 LG G2

La mayoría de edad le llegó a LG con un nuevo terminal, quizás el mejor teléfono del año y uno de los mejores que han pasado por las manos de un servidor. Estamos hablando del fastuoso LG G2, un smartphone con un elegante diseño todo pantalla, algo posible por la eliminación de los botones laterales añadiendo estos a la parte trasera y pasando a ser su seña de identidad. El hardware más potente, la mejor cámara y una batería a prueba de bombas hacían el resto. Lástima que LG optara por regresar al plástico, ya que si llega a haber optado por un material mejor...

Y cuando todos pensaban que LG no podrá dar más de sí, llega el Google Nexus 5, la propuesta junto con la marca del buscador de lo que debe ser un teléfono con el sello Nexus. He de reconocer que como propietario de uno, al principio tuve cierta desazón, sobre todo por los acabados, donde el Google Nexus 4 lograba una sensación de mucha más calidad y por algunos errores, como el sonido o la cámara. Sin embargo con la reciente actualización a Android 4.4.2 KitKat estos han menguado y los acabados... ya me he acostumbrado. De hecho es el teléfono que más uso, algo a lo que ayuda una fluidez a prueba de los dedos más rápidos. Google, había reventado el mercado.

No solo teléfonos

Tablet LG

Y es que LG tenía a estas alturas una asignatura pendiente como era la de ofrecer una tableta de garantías para competir con el eterno iPad y con las nuevas tabletas Android. Y cuando nadie lo esperaba, se sacan de la chistera una tableta como es la LG G Pad 8.3, una tablet con un diseño exquisito, rivalizado con el iPad mini y con lo mejorcito que podemos encontrar en hardware. Con unas formas que recuerdan mucho al LG G2, quedaba un escalón por encima del fabuloso Google Nexus 7 gracias a sus 8 pulgadas. Y por si con sus especificaciones no teníamos bastante, un precio muy competitivo, que además ha visto una buena rebaja y el ofrecer una versión Google Edition, hacen de esta tableta una de las propuestas más interesantes del mercado, tanto que pueden tentar a más de un redactor de estos que os escriben.

Porque no todo es gama alta

Y es que todos los terminales que hemos desgranado se engloban en el complejo segmento de la gama alta, pero hay vida más allá. Y eso lo demuestran teléfonos como el LG Optimus L5 II o el LG Optimus L3 II, terminales de gama media y baja que gracias a su inclusión en el catálogo de las grande operadoras de telefonía han logrado unas ventas más que significativas.

Ventas del fabricante asiático

Se trata de teléfonos ideales para todo aquel que busca un terminal con Android, pero sin tener que rascarse en exceso el bolsillo, que funcione de forma digna pese a que no tenga lo último en tecnología. Y en LG ha ofrecido una interesante variedad de productos, bien diseñador y atractivos del consumidor, a sabiendas de que estos segmentos generan grandes ventas y unos pingües beneficios.

Innovación

LG G Flex

Y para cerrar el año de LG, nada mejor que un soplo de aire fresco en forma de nueva propuesta. Se trata del LG G Flex, un teléfono que se caracteriza por poseer una pantalla curva, siendo el segundo en aparecer con tales especificaciones, al ser adelantado por el Samsung Galaxy Round. Sin embargo y cuando todo el mundo mira a este tipo de pantallas, ya sea para criticarlas o alabarlas, no llama tanto la atención el curioso acabado de su parte posterior, con una superficie que se regenera sola cuando de reparar pequeños arañazos se trata.

Un teléfono con un alto precio, rondando los 1000 euros, que en unos días veremos llegar a Europa y que no debería ser más que un globo sonda, algo que ya confirmaron los responsable de Samsung con su terminal, para ver cual es la aceptación en los marcados.

A grandes rasgos estos han sido los movimientos que han marcado el año de LG, un año con muchas más luces que sombras y que parece que marca el principio de la salida de la oscuridad de una empresa que se caracteriza por ofrecer pequeñas grandes joyas pero marcadas por una nefasta política de actualizaciones, algo que parece ya es historia.

Temas relacionados: LG G

Compartir
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!