×

El smartwatch de Andro4all, ¿cómo sería nuestro reloj inteligente perfecto?

Última actualización el 08/04/2014 a las 12:57

Es uno de los gadgets de moda. El smartwatch o reloj inteligente tiene muchos factores a su favor para convertirse en un compañero habitual en nuestro día a día, pero igualmente posee muchas limitaciones, limitaciones que podrían borrarse de un plumazo con un poco de esfuerzo por parte de los fabricantes.

Nuevo concepto de reloj inteligente Nexus

Ya hoy hemos hablado de donde queda la innovación cuando hablamos de teléfonos y podríamos aplicar esa misma reflexión en el caso de los relojes inteligentes. En este artículo vamos a intentar determinar cuales son los puntos clave que debería poseer un gadget de este tipo para poder triunfar en el mercado. ¿Nos acompañas?

Autonomía

Uno de los puntos flacos de este tipo de dispositivos es el que concierne a su autonomía y es que el hecho de tener que cargar cada día un nuevo dispositivo no es algo que ayude facilitar su compra. A la ya en muchas ocasiones saturada base de carga hemos de sumar un nuevo cargador, el cual además debemos llevar en nuestros desplazamientos o viajes.

Hasta ahora todos los dispositivos de este tipo que podemos encontrar en el mercado padecen este mal, así que por parte de los fabricantes este debería ser el primer aspecto a pulir, el dotarlos de una batería mayor o mejorar el consumo. En este sentido un funcionamiento práctico sería el permitir una pantalla que funcionase en color o en tonos de grises para ahorrar batería, algo que Samsung ha logrado en el Samsung Galaxy S5.

Queda por ver si en las nuevas generaciones este problema se soluciona, pero por ahora todo parece indicar que vamos a seguir sufriéndolo durante un tiempo.

Conectividad

Este tipo de dispositivos funcionan mediante una conexión Bluetooth con el teléfono móvil o la tableta, una conexión que además debe permitir el tráfico de datos para que estos puedan mostrar las notificaciones de toda la nueva actividad generada en el dispositivo principal.

El problema que plantea este tipo de conexiones, pese a la llegada del Bluetooth 4.0, es que provoca un menoscabo importante en la vida de la batería, tanto del smartwatch como del terminal, por lo que una posible opción como es la de usar la conexión Wi-Fi ayudaría sobremanera a mejorar el funcionamiento general del emparejamiento.

Aspecto Sony SmartWatch 2

Se trata de implementar medidas que permitan un bajo consumo, repercutiendo así en el primer punto de vista, el de la autonomía y a la vez aumentar las posibilidades ofrecidas, de forma que pudiésemos usar Wi-Fi, NFC, etc

Funcionalidad

Hemos visto hasta ahora distintos productos de este tipo y todos se caracterizan por suponer una extensión de nuestro smartphone que los hacía ofrecer en sus pantallas notificaciones de toda la actividad generada en nuestro teléfono o tableta. Pero el problema viene dado por que en muchos casos solo se trata de notificaciones y para acceder por ejemplo al correo electrónico completo debíamos sacar el teléfono del bolsillo y leerlo desde el mismo.

Muy pocos, por no decir, ningún smartwatch hasta ahora ofrece una funcionalidad completa, esto es, que si llega un correo o un aviso de Facebook podamos visualizarlo desde el mismo terminal. Somos esclavos de nuestro teléfono, como lo es el reloj no tan inteligente, pues depende del mismo para todo.

Esta ausencia de libertad y autonomía obliga a que los fabricantes creen sus propias tiendas de aplicaciones para que los relojes puedan tener una cierta independencia y dotarlos de ciertas funciones diferenciadoras del resto, algo que no todos hacen.

En este sentido hemos visto como Pebble acaba de actualizar su propia tienda de aplicaciones y es que, este modelo, pese quizás a ser el más sencillo, es el que goza de mayor funcionalidad, encontrando en el bando opuesto ejemplos como el I’m Watch o el Samsung Galaxy Gear mucho más bonitos pero más limitados.

Diseño

Versiones del I'm Color Smartwatch

Es el apartado más discutible, pues lo que para uno puede ser belleza para otros puedes suponer la mayor de las aberraciones. Si atendemos a lo visto hasta ahora cada fabricante está manteniendo una línea propia en lo que a diseño se refiere, marcando las diferencias respecto a la competencia.

Muchas propuestas, ya sean de Samsung, Sony, Pebble, I’m Watch… pero ninguna verdaderamente rompedora. Quizás es Samsung el fabricante que más se acerca al éxito pero paradójicamente el modelo más elegante que han lanzado no es un reloj, sino una pulsera inteligente, la Samsung Gear Fit, con la que claramente podemos intuir cual será la tendencia de los próximos lanzamientos con las pantallas curvadas como protagonistas.

Precio

Si queremos lograr que un smartwatch se convierta en un producto de éxito, a la par que lo dotamos de mejor batería y de cierta independencia de nuestro teléfono, debemos procurar lograr que tenga un precio asequible.

Pagar 250 euros o 300 euros por un reloj que, en la mayor parte de los casos, nos va a obligar a realizar una carga diaria de batería y tener que sacar el móvil del bolsillo en demasiadas ocasiones, parece un despropósito considerable.

Samsung Galaxy Gear 2

Solo si el precio logrado y marcado, que no debería ser superior a 200 euros, es impactante, se podría convencer al usuario de a pie de la necesidad de llevar un gadget de este tipo encima. Se trata de intentar convencer de la necesidad que tenemos de adquirir un producto así y en este caso el precio es un factor fundamental.

Conclusiones

Se trata de cinco apartados, tan pocos y tan importantes, que mientras no cambien o al menos no evolucionen, van a seguir suponiendo, desde nuestro punto de vista, un handicap importante a la hora de popularizar este tipo de dispositivos y que no pasen de ser una moda pasajera.

Si tuvieras que escribir una petición para lograr un smartwach equilibrado ¿cuales serían tus deseos? Cuéntanoslo en los comentarios.

VER COMENTARIOS

Recomendado