Close Button
Compartir

Tal y como podemos leer en Re/code, la compañía IHS, dedicada a estudios e investigaciones de mercado, ha podido tener acceso a los componentes que dan vida al nuevo Samsung Galaxy S5, caballo de batalla de la gigante surcoreana para este año 2014. De este modo, han conseguido cifrar el valor de cada uno de esos componentes, para así llegar a la conclusión esperada, que no es otra que lo que le cuesta a Samsung fabricar su joya.

Según la investigación, la parte más cara correspondería a la pantalla, con un valor de 63 dólares. La memoria RAM y memoria flash de almacenamiento se cifran, en conjunto, en 33 dólares. También se ha desvelado el precio del famoso sensor de huellas digitales, que rondaría los 4 dólares, y curiosamente, sería bastante más barato que el que incorpora el iPhone 5s, que ha sido contabilizado en 15 dólares por la misma IHS.

Se sabe también el precio del sensor de ritmo cardíaco, que sería de 1,45 dólares, y finalmente, también han calculado el coste que conlleva el ensamblaje de cada unidad, que alcanzaría los 5 dólares. Nos quedamos con las ganas de saber el precio de otros elementos, como el chipset, que se trata, recordemos, del Qualcomm Snapdragon 801 en su versión más potente.

Sin embargo, sí que nos han dado el precio total de fabricación: 256 dólares, lo que al cambio son unos 185 euros. Esto supone un coste superior a los anteriores tope de gama de la compañía, cuyo precio de componentes se estimaba alrededor de los 200 dólares. Por supuesto, a todo esto habría que añadir los gastos correspondientes a cada unidad en I+D, software, distribución, comercialización y marketing, siendo este último un apartado al que la compañía suele destinar un buen monto.

Temas relacionados: Móviles, Samsung Galaxy

Compartir
HBO Max logo
Suscríbete a HBO Max con un 50% de descuento de por vida Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!